Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fuente’l Azaroyo’

.

“LA APARENTE COMPLEJIDAD DEL TÉRMINO PATRIMONIO RURAL

 

……….La definición de patrimonio suele suscitar múltiples problemas, ya que se trata de una noción con cierto sesgo subjetivo –¿quién decide si un elemento es o no patrimonial?– y sumamente cambiante con el transcurso del tiempo [-Cualquier objeto o construcción puede convertirse en patrimonio con el paso de los años, pero no simplemente por su antigüedad sino por el bagaje cultural e histórico acumulado-]. En el mundo serrano, para agregar complejidad a esta cuestión, se produce una simbiosis entre naturaleza y cultura –las sociedades montanas han vivido íntimamente ligadas a los recursos naturales– por lo que ambas realidades –en conjunto o por separado– pueden constituir una auténtica riqueza patrimonial: el propio paisaje (una ladera abancalada), un árbol (un ejemplar monumental de cualquier especie), una masía… El patrimonio, en efecto, es generado de forma involuntaria por el propio uso del territorio a lo largo de los siglos. A menudo las construcciones resultantes llevan la firma de personas anónimas que simplemente intentaron dotar a la sociedad de los medios necesarios para realizar un aprovechamiento integral de los recursos naturales y garantizar su propia supervivencia en tiempos de necesidad.

……….Los rasgos elementales de este patrimonio –algo legado o heredado, con valor añadido por encima de su coste de mercado, digno de ser conservado y que genera un cierto sentido de pertenencia en la sociedad [-El patrimonio suele definirse como una herencia común o colectiva de la sociedad-.]–subyacen en el medio montano y/o rural. En definitiva, catalogaríamos como patrimonio rural de montaña todas aquellas construcciones, herramientas, costumbres, tradiciones, elementos de la naturaleza o intangibles –como la toponimia– u obras de todo tipo que se encuentren en el medio rural, [-La propia definición de medio rural suele generar muchos problemas, aunque en España se consideran rurales aquellos municipios con menos de 2.000 habitantes y, generalmente, también los que tienen una población inferior a 10.000.-] tanto en los núcleos urbanos –no son objeto de estudio en estas páginas– como dispersos en el territorio.

……….Se trata, por tanto, de un patrimonio generado mayoritariamente por agricultores, pastores, carboneros, leñadores… Una parte de la población sin excesivos conocimientos culturales en el pasado pero que utilizó su sabiduría e ingenio para erigir una serie de construcciones funcionales y adaptadas a las necesidades de cada momento: una barraca para guarecerse de la lluvia o incluso pasar la noche; un corral con barracas integradas; un refugio insertado en el muro de un bancal; un aljibe para recoger agua de lluvia; una balsa para acumular agua de escorrentía superficial; pozos; masías; kilómetros y kilómetros de paredes para delimitar azagadores y cañadas; norias para elevar agua; y un largo etcétera. Todos esos elementos integrarían esa categoría específica que aquí definimos como patrimonio iletrado[-Otros autores han preferido denominaciones como patrimonio ignorado, patrimonio menor, patrimonio y/o arquitectura popular o patrimonio no catalogado. Con este nuevo término no se pretende añadir complejidad ni aumentar las clasificaciones existentes –cada una puede tener su propio matiz–, sólo se intenta reconocer el trabajo de personas anónimas que fueron capaces de generar una arquitectura característica y eminentemente útil en un tiempo y un territorio concretos de los que no puede/debe disociarse-] y que va a ser el hilo argumental de este artículo. Son edificios modestos que no llevan firma de su arquitecto –sólo en casos excepcionales aparece el año de construcción grabado en alguna piedra o en la cal de una fachada–, pero que sintetizan historia, economía, aprovechamiento del territorio, paisaje, relaciones sociales… Son auténticos testigos de un modo de vida que se extingue sin remedio. El reto para la sociedad actual es preservar una parte de esas edificaciones y su vasto contenido cultural. Castellón, como segunda provincia más montañosa del país, atesora una riqueza prácticamente inabarcable..”

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

.

……….¿Os suena, no?…

……….Sí, otra vez una pequeña porción del excelente artículo de Javier Soriano Martí, doctor en Geografía e Historia y profesor asociado del Área de Geografía Humana del Departamento de Historia, Geografía y Arte en la Facultat de Ciències Socials i Humanes de la Universitat Jaume I de Castellón, nos sirve de introducción para continuar la serie en este blog dedicada al patrimonio rural iletrado en Ludiente. [-interesados en (re)lectura íntegra del artículo clic aquí-]

……….Sí, otra vez,.. nuestra hermosa herencia… hablaremos aquí esta vez de caminos empedrados…con sus escalones, su murete-barandilla, sus desagües,…en ocasiones, enmarcados en callejas, perfectamente diseñados para servir a una única función, (facilitar el paso de personas, con sus caballerías y su carga,…de ahí su anchura más o menos estándar), salvando con cómodas lazadas el desnivel existente (de ahí que no suelan empedrarse los caminos que discurren en llano),…

.

.

……….Sí, otra vez,…nuestro querido patrimonio… kilómetros de caminos y calles empedradas fruto del esfuerzo colectivo de nuestros antecesores, vuestros antepasados, vuestros abuelos, bisabuelos,… Generaciones de sabios ingenieros de caminos nos legaron una increíble red viaria que intemperie y abandono inexorablemente estrecha, mengua y deteriora al ritmo natural del devenir del tiempo.

.

.

……….Sí, otra vez,… en Benachera,…

……….…otra vez ha pasado la inefable excavadora, arrasándolo literalmente todo a su paso…empedrado, márgenes y “barandilla”, para dejar en su lugar un horror de absurda y efímera pista intransitable, logrando en apenas un desolador rato de frenesí destructivo que jamás podamos volver a apreciar este tramo de histórico sendero con nuestros ojos más que en viejas fotografías. (1)

……….Sí, otra vez, …

……….

……….Pues sabed que seguiré clamando en el desierto mientras sea testigo de la sistemática destrucción de esa “herencia colectiva”.  Y seguiré transcribiendo porciones del dichoso artículo y forzando su lectura hasta que…, hasta que…

……….Sí, otra vez.

 

………Julio, 17 de octubre de 2012.

.

 

Addendum

.

 

.

……….¡Qué belleza de trinquete!

……….¿Veis las lajas que coronan los muros para protegerlos de la humedad? ¿Los palos en enebro o sabina que sujetaban la red? ¿Apreciáis el natural color del mortero que cubre las paredes del frontón? ¿La puerta del fondo? ¿El suelo de tierra pisada?

……….Pues…lo han “restaurado”.

……….Ya no veréis nada de lo mencionado líneas arriba, sino una mole de cemento verde chillón de incógnito uso.

……………………………………………………………………………………………………………………………

(1) Desde el desconocimiento de los detalles y aún a pesar de mi total ignorancia en técnicas de la construcción, me atrevo a afirmar que dar servicio a domicilio de agua potable a Benachera no necesariamente significa incrustar con maquinaria pesada y sin miramiento alguno una tubería en el tramo de sendero empedrado que había sobrevivido a la reciente instalación de las torres de electrificación de la masía (-otra destroza, ahora completada íntegramente desde Benachera hasta su fuente-). Se me ocurren a posteriori varias soluciones alternativas, y si lamentablemente son más onerosas, ello no es excusa para privarnos de elementos etnográficos que gozan de una protección jurídica específica. La pista resultante del desaguisado durará dos días de lluvia y el acceso pedestre a la fuente se verá seriamente dificultado para los propios vecinos. Recordad por último que otra vieja pista cementada daba paso por detrás a la fuente desde hace años, de ahí la futilidad de la nueva y que el depósito de agua, un cubo de hormigón sin mayor disimulo, instalado a escasos metros de la fuente ha acabado de machacar uno de los rincones emblemáticos de Ludiente.

.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: