Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘fuentes’

.

“LA APARENTE COMPLEJIDAD DEL TÉRMINO PATRIMONIO RURAL

 

……….La definición de patrimonio suele suscitar múltiples problemas, ya que se trata de una noción con cierto sesgo subjetivo –¿quién decide si un elemento es o no patrimonial?– y sumamente cambiante con el transcurso del tiempo [-Cualquier objeto o construcción puede convertirse en patrimonio con el paso de los años, pero no simplemente por su antigüedad sino por el bagaje cultural e histórico acumulado-]. En el mundo serrano, para agregar complejidad a esta cuestión, se produce una simbiosis entre naturaleza y cultura –las sociedades montanas han vivido íntimamente ligadas a los recursos naturales– por lo que ambas realidades –en conjunto o por separado– pueden constituir una auténtica riqueza patrimonial: el propio paisaje (una ladera abancalada), un árbol (un ejemplar monumental de cualquier especie), una masía… El patrimonio, en efecto, es generado de forma involuntaria por el propio uso del territorio a lo largo de los siglos. A menudo las construcciones resultantes llevan la firma de personas anónimas que simplemente intentaron dotar a la sociedad de los medios necesarios para realizar un aprovechamiento integral de los recursos naturales y garantizar su propia supervivencia en tiempos de necesidad.

……….Los rasgos elementales de este patrimonio –algo legado o heredado, con valor añadido por encima de su coste de mercado, digno de ser conservado y que genera un cierto sentido de pertenencia en la sociedad [-El patrimonio suele definirse como una herencia común o colectiva de la sociedad-.]–subyacen en el medio montano y/o rural. En definitiva, catalogaríamos como patrimonio rural de montaña todas aquellas construcciones, herramientas, costumbres, tradiciones, elementos de la naturaleza o intangibles –como la toponimia– u obras de todo tipo que se encuentren en el medio rural, [-La propia definición de medio rural suele generar muchos problemas, aunque en España se consideran rurales aquellos municipios con menos de 2.000 habitantes y, generalmente, también los que tienen una población inferior a 10.000.-] tanto en los núcleos urbanos –no son objeto de estudio en estas páginas– como dispersos en el territorio.

……….Se trata, por tanto, de un patrimonio generado mayoritariamente por agricultores, pastores, carboneros, leñadores… Una parte de la población sin excesivos conocimientos culturales en el pasado pero que utilizó su sabiduría e ingenio para erigir una serie de construcciones funcionales y adaptadas a las necesidades de cada momento: una barraca para guarecerse de la lluvia o incluso pasar la noche; un corral con barracas integradas; un refugio insertado en el muro de un bancal; un aljibe para recoger agua de lluvia; una balsa para acumular agua de escorrentía superficial; pozos; masías; kilómetros y kilómetros de paredes para delimitar azagadores y cañadas; norias para elevar agua; y un largo etcétera. Todos esos elementos integrarían esa categoría específica que aquí definimos como patrimonio iletrado[-Otros autores han preferido denominaciones como patrimonio ignorado, patrimonio menor, patrimonio y/o arquitectura popular o patrimonio no catalogado. Con este nuevo término no se pretende añadir complejidad ni aumentar las clasificaciones existentes –cada una puede tener su propio matiz–, sólo se intenta reconocer el trabajo de personas anónimas que fueron capaces de generar una arquitectura característica y eminentemente útil en un tiempo y un territorio concretos de los que no puede/debe disociarse-] y que va a ser el hilo argumental de este artículo. Son edificios modestos que no llevan firma de su arquitecto –sólo en casos excepcionales aparece el año de construcción grabado en alguna piedra o en la cal de una fachada–, pero que sintetizan historia, economía, aprovechamiento del territorio, paisaje, relaciones sociales… Son auténticos testigos de un modo de vida que se extingue sin remedio. El reto para la sociedad actual es preservar una parte de esas edificaciones y su vasto contenido cultural. Castellón, como segunda provincia más montañosa del país, atesora una riqueza prácticamente inabarcable..”

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

.

……….¿Os suena, no?…

……….Sí, otra vez una pequeña porción del excelente artículo de Javier Soriano Martí, doctor en Geografía e Historia y profesor asociado del Área de Geografía Humana del Departamento de Historia, Geografía y Arte en la Facultat de Ciències Socials i Humanes de la Universitat Jaume I de Castellón, nos sirve de introducción para continuar la serie en este blog dedicada al patrimonio rural iletrado en Ludiente. [-interesados en (re)lectura íntegra del artículo clic aquí-]

……….Sí, otra vez,.. nuestra hermosa herencia… hablaremos aquí esta vez de caminos empedrados…con sus escalones, su murete-barandilla, sus desagües,…en ocasiones, enmarcados en callejas, perfectamente diseñados para servir a una única función, (facilitar el paso de personas, con sus caballerías y su carga,…de ahí su anchura más o menos estándar), salvando con cómodas lazadas el desnivel existente (de ahí que no suelan empedrarse los caminos que discurren en llano),…

.

.

……….Sí, otra vez,…nuestro querido patrimonio… kilómetros de caminos y calles empedradas fruto del esfuerzo colectivo de nuestros antecesores, vuestros antepasados, vuestros abuelos, bisabuelos,… Generaciones de sabios ingenieros de caminos nos legaron una increíble red viaria que intemperie y abandono inexorablemente estrecha, mengua y deteriora al ritmo natural del devenir del tiempo.

.

.

……….Sí, otra vez,… en Benachera,…

……….…otra vez ha pasado la inefable excavadora, arrasándolo literalmente todo a su paso…empedrado, márgenes y “barandilla”, para dejar en su lugar un horror de absurda y efímera pista intransitable, logrando en apenas un desolador rato de frenesí destructivo que jamás podamos volver a apreciar este tramo de histórico sendero con nuestros ojos más que en viejas fotografías. (1)

……….Sí, otra vez, …

……….

……….Pues sabed que seguiré clamando en el desierto mientras sea testigo de la sistemática destrucción de esa “herencia colectiva”.  Y seguiré transcribiendo porciones del dichoso artículo y forzando su lectura hasta que…, hasta que…

……….Sí, otra vez.

 

………Julio, 17 de octubre de 2012.

.

 

Addendum

.

 

.

……….¡Qué belleza de trinquete!

……….¿Veis las lajas que coronan los muros para protegerlos de la humedad? ¿Los palos en enebro o sabina que sujetaban la red? ¿Apreciáis el natural color del mortero que cubre las paredes del frontón? ¿La puerta del fondo? ¿El suelo de tierra pisada?

……….Pues…lo han “restaurado”.

……….Ya no veréis nada de lo mencionado líneas arriba, sino una mole de cemento verde chillón de incógnito uso.

……………………………………………………………………………………………………………………………

(1) Desde el desconocimiento de los detalles y aún a pesar de mi total ignorancia en técnicas de la construcción, me atrevo a afirmar que dar servicio a domicilio de agua potable a Benachera no necesariamente significa incrustar con maquinaria pesada y sin miramiento alguno una tubería en el tramo de sendero empedrado que había sobrevivido a la reciente instalación de las torres de electrificación de la masía (-otra destroza, ahora completada íntegramente desde Benachera hasta su fuente-). Se me ocurren a posteriori varias soluciones alternativas, y si lamentablemente son más onerosas, ello no es excusa para privarnos de elementos etnográficos que gozan de una protección jurídica específica. La pista resultante del desaguisado durará dos días de lluvia y el acceso pedestre a la fuente se verá seriamente dificultado para los propios vecinos. Recordad por último que otra vieja pista cementada daba paso por detrás a la fuente desde hace años, de ahí la futilidad de la nueva y que el depósito de agua, un cubo de hormigón sin mayor disimulo, instalado a escasos metros de la fuente ha acabado de machacar uno de los rincones emblemáticos de Ludiente.

.

Read Full Post »

.

……….¡Puro vicio, sí! ¡Ya lo se! Pero no lo puedo evitar,… en cuanto aparece la palabra ‘Ludiente’ en cualquier texto me intereso por él dedicándole una atenta lectura, aún cuando su temática esté muy alejada de mis preferencias o sea su nivel inalcanzable para mis neuronas. No es precisamente el caso del texto que a continuación os propongo para su análisis, una Resolución de la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, en la que, espero, más de uno sabrá encontrar su parcela de interés: urbanismo, hidrología, medio ambiente, vías pecuarias o patrimonio cultural, entre muchos otros.

……….La citada resolución se publicó en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana, nuestro “boe”, el pasado 10 de julio y se trata de la Declaración de Impacto Ambiental a título del Plan General de Ordenación Urbana (-o mejor dicho, de la sustitución del planeamiento vigente ya desfasado-) del expediente 250/2005-AIA que, como ya habréis adivinado, no es otro sino el referido al término municipal de Ludiente y promovido por su ayuntamiento.

……….Desconozco el aprecio que pueda merecer esta clase de literatura a nuestros lectores (-a algunos por razones profesionales no nos queda más remedio que darnos a la lectura de boletines oficiales y textos legales en general-), pero puedo aseguraros que pocas veces he “disfrutado” más con un texto de estas características pues, farragoso o no, bajo el lenguaje legal-administrativo se esconde un sinnúmero de interesantes datos de toda índole referidos a nuestro terruño por no mencionar la información que nos ofrece sobre las carencias, subsanables afortunadamente, de que adolece la documentación presentada con objeto de obtener por fin el nihil obstat de la Consellería a nuestro PGOU. Otros pueblos de nuestro entorno, como por ejemplo Torrechiva, han conseguido su aprobación y lo tienen colgado en su web municipal (-echadle un vistazo al PGOU de Torrechiva y veréis por qué es deseable contar con dicho Plan, aunque sólo sea por los estudios preceptivos que se requieren para, por ejemplo, catalogar yacimientos arqueológicos, disponer de un estudio medio-ambiental, fauna, botánica, etc., conocer y estudiar los elementos etnológicos que deben ser protegidos [-¡Ay, nuestro patrimonio rural iletrado!-], bienes de relevancia local o de interés cultural y un larguísimo etcétera-).

……….Una última observación: la Resolución de la Consellería contiene la declaración de impacto ambiental de otras localidades y consta de 45 páginas. Como el documento en cuestión está protegido por contraseña no he podido eliminar las páginas referentes a otras “declaraciones”. Así pues los interesados en curiosear su lectura se dirigirán directamente a la página 26, donde se inicia la “declaración” que nos afecta, reduciéndose así a 16 las páginas que aquí se ofrecen a vuestro estudio.

……….¡Que sea de provecho!

.

Clic aquí para descarga íntegra del texto

.

……….Julio,  3 de octubre de 2012.

.

Read Full Post »

1. Mapa 1:25.000

……….Lo prometido es deuda… Hace seis semanas y con motivo del, para mí, “redescubrimiento” de un viejo conocido, el Camino de Torrechiva, escribí un comentario en el que intentaba describir mi satisfecha sorpresa por su “hallazgo”, y aprovechaba la circunstancia para felicitar a los autores de la rehabilitación, al tiempo que me proponía su “cartografiado” para disfrute del público en general y del ludientino en particular. Pues bien,… trabajo hecho.

……….Inicio así, lo que pretende ser una miniserie de artículos para este blog, que catalogue y describa gráficamente (léase mapas) cada uno de los caminos de herradura que históricamente, de ahí su nombre, comunicaban Ludiente con las poblaciones limítrofes, es decir, los caminos a El Castillo, Lucena, Zucaina, Cirat, Toga,…

……….Afortunadamente dichos caminos, y a diferencia de otros más locales (e igualmente “históricos”), por ser de utilidad pública, aparecen en la cartografía catastral como tales, junto al resto de parcelaciones privadas (y/o públicas, -las menos, si es que hay algo de monte público en nuestro término municipal, que creo que no-). Este hecho, la existencia (persistencia) en registro público de dichos caminos, facilita enormemente la labor, casi arqueológica en tantas otras ocasiones, del cartógrafo, toda vez que, por ser los de mayor recorrido, en concurrencia con la circunstancia de ser los primeros abandonados a medida que las primeras carreteras empezaron a conectar las capitales municipales, son, en términos generales y como ya he dicho, los más prematuramente abandonados a su suerte (intemperie, incendios, corrimientos, construcción descontrolada de pistas forestales, erosión, y como no, el proceso general de reforestación natural). Me explico,.. no digo que nadie haya andado nunca jamás de Ludiente a El Castillo de Villamalefa, por ejemplo, desde finales de los años 20 del pasado siglo, fecha de construcción de la carretera, hasta nuestros días, pero es lógico pensar que se mantuviera hasta no hace muchos lustros en mejores condiciones el sendero empedrado que subía a Benachera, por mencionar uno “local”, sencillamente por la inexistencia de otra alternativa asfaltada, resultando así su mantenimiento de carácter más o menos “obligado” mientras se mantuvo un mínimo de población residente o transeúnte (desde vecinos que, si no las casas, todavía mantenían algunos cultivos en producción, hasta cazadores) o, en otras palabras, parece lógico pensar, y de hecho así es,  que del Camino de Alcora o del Camino de Segorbe no quede prácticamente ni rastro más que en viejos mapas, mientras que a L’Hoya de l’Agua siempre hasta la fecha se ha podido subir por una senda más o menos reconocible como tal. No obstante todo lo dicho, y para el sendero que nos ocupa en concreto, no he dejado de consultar detenidamente las siguientes ediciones, a escala 1:50.000 del Mapa Topográfico Nacional: las de los años 1938, 1952 y 1980 (en ediciones más modernas no aparece ya el camino), reservando en esta ocasión el apoyo de la fotografía aérea (1956, 1978 y 1983 en este trabajo), así  como las modernas ortofotos del 2003, 2005 y 2007, no para rastrear el sendero como tantas otras veces, sino exclusivamente para algún ligero retoque en los segmentos que determinadas pistas forestales, en la vertiente del Mijares, al superponerse su construcción al camino, se han desviado, en escasos metros hay que decir, de la senda original, dado que en los de cerrado bosque de nuestra vertiente de nada aprovecha su consulta puesto que resulta imposible visualizar nada más allá del dosel arbóreo.

2. Ortofotografía 2007.

……….Antes de presentar los preceptivos mapas, sin embargo, no dejaré de señalar que, hechas las averiguaciones pertinentes, la feliz idea de limpiar e hitar el sendero en cuestión, no fue iniciativa de Ludiente, sino de Torrechiva y, en concreto, de su ayuntamiento, cuya ejemplar ejecución por parte de la correspondiente brigada rural debería servir de modelo a seguir para el nuestro.  La información, ante la duda de si el promotor del trabajo habría sido algún grupo de montaña, tipo CAMET (Centro de Actividades de Montaña El Tormo), me la facilitó precisamente un miembro del mismo con el que me puse en contacto (-Gracias, César-) y, aprovecho la ocasión, para recomendaros la lectura de su blog (podéis encontrarlo en el apartado ‘Enlaces’) y darles de nuevo mi enhorabuena por las actividades que llevan a cabo, entre otras la limpieza y marcaje de varios senderos de la zona de Los Mores y del Barranco de Santana, aguas arriba de El Pozo Negro, trabajo en el que, sin saberlo y cada uno por su cuenta, hemos (Albert y servidor) estado de alguna manera “colaborando” durante años en la “creación” y mantenimiento de una, ya casi se podría calificar de extensa, red de senderos, tanto “reciclados” o “históricos”, (Pradas-Espelleta, por citar un ejemplo), como los creados ex novo (Cabezo-Gabites).

.

3. Ortofotomapa

.

……….Los mapas, todos ellos a escala 1:12.000 e imprimibles en un A3, son tres en total y, como de costumbre, sólo tenéis que hacer clic sobre la respectiva foto para que se os abran en otra ventana en formato *.pdf. El primero de ellos sería el mapa topográfico clásico y está elaborado sobre la base del mapa a escala 1:25.000 del I.G.N. En azul se distinguen dos rutas (en verde otros caminos), la que discurre al norte del Barranco, el barranco Santana, es una porción del Camino Real de Cirat y al sur tenemos el camino objeto de estas letras. El segundo mapa tiene como fondo la ortofotografía del año 2007 y al tercero se le ha superpuesto la topografía (curvas de nivel cada 20 metros de altitud) y, en ambos casos, la ruta histórica aparece en color blanco.

……….Dos horas, a paso de caballería, se tardaba en cubrir los aproximadamente siete kilómetros y medio (7.381’41 metros según el ordenador) que distan entre Ludiente y Torrechiva. Su trazado inicial no tiene mayor misterio: discurre por el mismo cauce del barranco. Avanzamos por la pista, puesto que poco queda del sendero que lo transitaba, hasta que, una vez sobrepasada la bifurcación de la pista cuando se dirige a La Noguereta, a algo menos de 200 metros del citado cruce y unos 150 metros antes de llegar al Pozo Negro, veremos a la izquierda de la pista un hito grande de piedras que señala el inicio de la senda propiamente dicha y de la ascensión a El Pozuelo, la zona adyacente al collado que marca la divisoria de aguas entre los valles del río Mijares y del barranco Santana. Una especie de aljibe circular construido en piedra seca, desmoronado su techo, nos recibe justo a la derecha del collado y quizás daba nombre al paraje. El enrochado no es exagerado, apenas 220 metros de desnivel, y, en cualquier caso, merece el esfuerzo, aunque la excursión sólo sea subir hasta El Pozuelo para asomarse a los paisajes circundantes y regresar al pueblo, por no mencionar que todo este boscoso tramo transcurre por una relajante y solitaria umbría,… musgos y líquenes a porrillo, carrascas, ruscos, zarzaparrilla,… virgen de trasiego humano durante décadas y recién abierto a nuestro paso. (-¡Ojo con la basura!-)

.

.

……….Cuando digo ‘asomarse’ me refiero a esa inmejorable terraza a casi 700 metros de altitud que nos ofrece la posibilidad de poder alcanzar con la vista una buena distancia del barranco Santana, desde el Puente Nuevo al fondo a nuestra derecha y casi todas las masías aguas abajo de El Pozo Negro (la Masía del Zurdo, a un lado y al otro La Noguereta, Los Ingleros, El Cabezo (–La Crebá queda escondida desde aquí-), hasta las masías situadas barranco arriba: La Casica, Los Gabites, Casa Tadeo, L’Artijuela y literalmente todo el estrecho, con mayúsculas, del barranco a nuestros pies. Para alcanzar este estupendo mirador, (-por cierto utilizado por alguien, hace ya muchos años, para hacerse, por lo que parece deducirse de sus restos, un “refugiete” y matar pajaritos-), debéis desviaros unos metros del camino que seguimos. (-interesados en ello miren este mapa-). El que prefiera vistas al valle del Mijares tendrá que proseguir la ruta, puesto que el pinar existente en El Pozuelo nos impide su plena visión.

……….Poco antes de llegar al Pozuelo, al inicio de la última lazada de la senda, habremos pasado por lo que queda de la fuente El Inglés que, si no me equivoco, es esta:

.

.

e inmediatamente después pasaremos por las cercanías del Morrón Negro, que es este:

.

.

……….Una vez en El Pozuelo sólo nos queda el descenso a Torrechiva. La pista con la que nos topamos en cuanto alcanzamos el collado de El Pozuelo no es sino el Camino Real de Aragón a Onda. Si optásemos por seguir a la derecha rodearíamos la Muela de Cirat y alcanzado el siguiente collado, el que cruza el Camino Real de (Ludiente a) Cirat, subiríamos hasta la Venta, muy cerca de la Masía de Los Mores, luego la Fuente El Navarro y de allí siguiendo el cauce del barranco Matamoros enfilaríamos nuestros pasos hacia Teruel. Pero esa es otra historia,… si nuestra opción es Torrechiva, una vez encontramos la pista, hay que tomar a la izquierda e inmediatamente comienza el descenso a ese pueblo vecino.

……….Llegados a este punto, he de confesar que todavía no he hecho nunca este tramo de la ruta. (Sí, en cambio, hace como unos 30 años nada menos, en compañía de mi hermano Toni y de Luis Pedro (Porras) bajé desde el Pozuelo hasta El Tormo, para lo cual, si os interesa, debéis tomar la pista a la derecha y a unos 400-450 metros veréis una senda a la izquierda con señales de pintura verde que, se supone, nos dejaría en la citada población). Pues bien, a pesar de no conocer de primera mano el final de nuestra ruta no creo que tenga ya dificultad alguna el seguirla hasta el pueblo amigo. Hay un primer largo descenso por pista de más de un kilómetro, se abandona por una senda a la derecha que seguiremos durante unos 500 metros hasta bajar al encuentro de otra pista que seguiremos a la izquierda durante unos 350 metros. La duda, que no estoy en condiciones de resolver por lo antes confesado, es si en el tramo final, de entrada ya en Torrechiva, los autores de la última limpieza del camino han sido fieles al trazado histórico (el que marca el Catastro y he reproducido en los mapas) o han aprovechado una pista que discurre en sus inmediaciones de manera “tentadora”. En cualquier caso, teniendo a la vista el pueblo, el remate de la ruta no creo que ofrezca ninguna dificultad, tanto menos teniendo en cuenta lo reciente de la afortunada rehabilitación de este camino.

.

……….Julio, 8 de noviembre de 2011.

.

Read Full Post »

Los Mores

          Hacia el extremo occidental de nuestro alargado término municipal se encuentra esta bella aldea de Ludiente, una de las más grandes junto a Benachera y, en el otro extremo, Reduela, y que, a diferencia de Giraba, tampoco pudo resistir el éxodo rural de los años 50-70 del pasado siglo. Desconozco cuándo exactamente quedó desierta la masía de Los Mores, pero de su pasado vigoroso da buena muestra la existencia de los siguientes servicios: escuela, trinquete, una buena fuente y lavadero.  Según el censo oficial de 1 de enero de 1901, Los Mores contaba con 16 viviendas y 34 habitantes.

 

          Dado que el próximo mes de agosto hay intención de hacer una excursión por el viejo camino desde el pueblo hasta la masía he preparado para la ocasión la ya habitual ristra de mapas, pero previamente os comentaré apresuradamente algunos detalles de la ruta.

 

          La distancia a recorrer, si las modernas tecnologías no mienten, es de 7.759 metros, es decir, unos 8 km.( -¡no es gran cosa!- ) y, a excepción de los dos primeros, la patearemos por senda. Una posibilidad de ahorrarse las soleadas y cansinas rampas polvorientas de la pista inicial sería subir a Los Ingleros desde La Rambla de Santa Ana o Barranco Santana (-o sencillamente El Barranco-), aún siendo la distancia ligeramente mayor y todo el desnivel concentrado en los últimos zig-zag desde que abandonamos el barranco, pero es, sin duda, un camino más “fresco”. (-solo es una posibilidad. Hace muchos años que no lo hago. Tendría que hacer un “approach” previo-). El resto del camino circula casi en su totalidad a la sombra del bosque, lo que sin duda nos ayudará a sobrevivir a los calores estivales.

 

          El camino se hace teóricamente en unas 3 horas más o menos, pero haceros a la idea de que con las paradas “imprescindibles” (cigarrillos para los fumadores, almorzar algo, contemplación de los paisajes y otras muchas posibles eventualidades) nos llevará unas 4 horas llegar –y otras tantas volver-, luego está claro que se trata de una excursión de todo el día. Y quiero decir con esto que, además de cargar con nuestras viandas preferidas para toda la jornada, y puesto que resulta imposible hacerlo en una sola mañana, salvo madrugón y paliza no deseable, -y mucho menos es cuestión de salir por la tarde para hacer el regreso dando tumbos a la luz de la luna-, pues eso…nos lo tomamos con toda la tranquilidad del mundo, todo el día por delante, con posible baño en el barranco para los que quieran, una buena comida, siesta incluida y relax,…mucho relax. Un día para disfrutar en la naturaleza de la naturaleza -bueno, y de nuestra compañía-. Cualquier persona que sepa poner un pie delante de otro puede hacerlo…ni vamos a batir ningún record, ni hay muros de espesuras pinchosas, ni precipicios insondables. Los desniveles son relativamente pequeños -cuesta mucho más esfuerzo subir a Benachera, a l’Atalaya o al Buinegro, por ejemplo, aunque sea mucho más largo, eso sí- y, ya he dicho, que tenemos mucha sombra, mucho bosque y además agua. Y, por supuesto, unos paisajes y masías cuya admiración no dudo que os agradará. Ergo…y ahí quería llegar, con salir a las 9 o 10 h. de la mañana, ya va bien… (-ya estoy intuyendo las quejas de los empedernidos “madrugadores”-)

 

          Durante la primera parte de la ruta seguiremos el viejo Camino Real de Cirat, hoy machacado en parte por la pista que en los 80 se construyó sobre el mismo, y así pues saldremos del pueblo por el Puente Viejo y remontaremos el Barranco de Santa Ana hasta las inmediaciones de Los Ingleros que pasaremos por arriba si seguimos la pista o atravesaremos la masía si vamos directamente por el cauce. Desde allí no hay más remedio que hacer un trozo más de pista, que abandonaremos brevemente para evitarnos sus revueltas y cruzar el barranco que naciendo debajo de la Ermita de Santa Rosa de Lima, pasa cerca de Los Vidales, luego por La Crebá y antes de desembocar en la Rambla de Santa Ana separa las laderas de Los Ingleros, a la derecha, y de La Noguereta a su izquierda. Cuando la pista forestal empieza su descenso a La Noguereta la dejaremos para internarnos en el pinar por una senda despejada hasta, después de sobrepasar por arriba el Pozo Negro, alcanzar el cruce con el camino del Mas de Benito (el paso ganadero que sigue la cresta de la montaña descendiendo desde Los Zafones, pasando por las casas del Mas d’Arriba). Un buen sitio para echar un trago y liarse un pitillo.

 

          Desde ese punto y cambiando la dirección de nuestra marcha siguiendo la curva que describe el barranco, iniciaremos el descenso (-tramo recién “limpiado” y “señalizado” mínimamente-), sobrepasando La Casica, hasta Los Gabites, ya en término municipal de Cirat y muy cerca del cauce de el barranco, donde abandonamos el Camino Real. A partir de ahí iremos “río” arriba, visitando sucesivamente las, ya ludientinas de nuevo, masías de Casa Tadeo, L’Artijuela y el Mas d’Espelleta, por un camino que han limpiado y señalizado nuestros amigos del CAMET, Centro de Actividades de Montaña de El Tormo. Antes de llegar a Espelleta pasaremos por La Caldera, un pozo natural que siempre tiene agua y que servía en tiempos para la recogida de aguas que, por una pequeña acequia, facilitaba el riego de la huerta de l’Artijuela, y que los más acalorados pueden aprovechar para darse un remojón. Desde Espelleta sólo nos resta cambiar de barranco y subir la ladera, pasando por el Mas de Pradas hasta Los Mores.

 

           Para el regreso propongo hacer una ruta alternativa que consistiría en regresar a Los Gabites, pasando por la Masía del Cabezo (Cirat), de manera que podamos asomarnos al valle del Mijares y disfrutar de las espectaculares vistas, con el sol ya más bajo, y ver en la lejanía, además de los pueblos del Mijares a nuestros pies, el Buinegro.

 

          Y vayamos ya con los mapas. Como siempre el primero es un mapa propiamente dicho y esta vez lo he hecho a escala 1:20.000. Se imprime en un A4 y he marcado con una línea verde nuestro recorrido.

Mapa 1:20.000. Excursión a Los Mores (Ludiente)

 

          El segundo, para imprimir en A3, está a escala 1:14.000 y es la ortofotografía del año 2007 con la superposición de la red de senderos y masías. (-en éste y los siguientes mapas olvidé cambiar el color de nuestro camino. Consultad eventuales dudas con el primero-)

 

Ortofotografía 1:14.000. Excursión a Los Mores (Ludiente)

           Para finalizar los dos siguientes mapas, también en A3, y con la mayor “resolución”. Están a escala 1:8.000, troceados en dos partes para incluir la totalidad del camino y en ellos se superpone a la ortofoto la cartografía vectorial del “mtn50formado” (curvas de nivel a 20 metros).

(B) Ortofotomapa 1:8.000. Excursión a Los Mores (Ludiente)

           ¡Ya concretamos el día y la hora!

          ¡Os esperamos!

 

 

Julio, 15 de julio de 2011.

Read Full Post »

          ¡Hay gente para todo!  El Espeleo Club Castelló, además de diversas publicaciones en papel y un blog, del que ya nos habló Gerardo en otro post, sobre la espeleología de la provincia de Castellón, dispone de un sistema informático de catalogación espeleológica, SICE-CS, en el que tienen, a 30 de junio de este año, un total de 5.297 cavidades catalogadas en la provincia.

 

Macarrones en la Sala de la Fontanería. Ullal del Mançano. Ludiente

          Pues bien,… si entráis en ese sistema informático y en la pestaña población indicáis ‘Ludiente’ os vais a encontrar un listado (-me he tomado la molestia de contarlas-) de, nada menos que,… ¡¡¡63 cavidades!!! dentro de los límites de nuestro término municipal.

 

          Veamos,.. he dicho ‘cavidades’, no necesariamente lo que se entiende generalmente por ‘cueva’, ni mucho menos del tipo de las de La Vall d’Uxo o de las Cuevas del Drach en Mallorca, donde, con suerte, iban nuestros padres de viaje de novios en los años 50-60 del siglo pasado. La mayoría de ellas son simples abrigos  o covachas, o bien, en la terminología que utilizan los espeleos, fracturas-diaclasas, pero también hay unas muy  interesantes cuevas propiamente dichas y lo que se conoce como “ullals” (una surgencia activa temporal).

 

          Observad que, en la citada tabla, se pueden ordenar las datos presentados en columnas según diferentes criterios, tales como su nombre, su recorrido, su profundidad, etc., estando reservada la última columna , la llamada ‘Acción’, para una ficha individualizada de cada una de las cavidades. En dichas fichas, aunque lamentablemente no aparecen las coordenadas (-supongo que habrá que estar federado o algo así-), contiene, cuando se conoce, una breve descripción de la cavidad, los datos espeleométricos, aspectos puntuales, una valoración, la topografía si se dispone de ella y a veces fotografías e incluso bibliografía de la misma. Si, en lugar de ir una por una, deseáis hacer un recorrido por la totalidad de las 63 cavidades, debajo de la tabla hay un botón llamado ‘Mostrar todas’.

 

          No me voy a privar de comentaros la gracia que me hizo leer la descripción de la Cueva de los Puercos , …“con un acceso extremadamente difícil y doloroso (por la abundante vegetación de pinchos y monte bajo).”…, ni voy a dejar de aprovechar la ocasión para colocaros el “reportaje” que hice hace casi 7 años de la excursión alpina a la Cueva de los Puercos (-¡mucha adrenalina en el Upper Ludens!- [No confundir con el Alto Ludens] ). Pero también me ha servido para revivir una ocasión en la que siendo niños –inconscientes integrales- armados con un par de pilas de petaca nos internamos, una tropa de púberes, durante horas en la Cueva de la Fuente La Higuera (-por lo visto hay varias cuevas en la zona-). A saber…creo recordar, más o menos, que entre los aprendices de topo se encontraban Fructuoso Ibáñez, Javi Barreda, mi hermano Toni, y varios más de los habituales, pero no estoy seguro…Lo que no olvidaré en la vida es el desconcierto espacial que allí se vivió. Embutidos entre un caos de grandes bloques de piedra, nos llamábamos a gritos en la, más que angosta, penumbra y nos descubríamos dispersados a distintas alturas, voces de niños arriba, voces de niños abajo,…invadiendo como hormigas la tierra…Conseguimos salir.

 

          Tampoco tenía idea de que en La Crebá existiera una cueva, ni que sirviera de “escondite en la pasada guerra civil española (1936-1939)” y también desconocía la existencia de una Sima de Los Mores que “según referencias orales baja en rampa y es muy profunda. Antiguamente se utilizaba para tirar animales muertos”. A la Cueva Alta tenemos que ir este verano de excursión con los niños una tarde de estas y cuando subamos al Buinegro, si el tiempo lo permite, echaremos un vistazo a lo que esta gente llama Sima de La Muela o del Buey Negro.

 

          Como he mencionado antes, el Espeleo Club Castelló publica una revista y hay dos números en los que aparecen artículos dedicados a cavidades ludientinas. Las revistas en cuestión son las siguientes y de ellas he dejado únicamente las páginas referidas a Ludiente. Son un total de 3 artículos, cuya lectura os recomiendo y nos describen por un lado la Cueva de Juanedo,  de la que también se afirma que “fue utilizada en la masía para esconder objetos de valor en tiempos de peligro” (-Gerardo nos lo confirmará-) y el muy interesante conjunto hídrico del Ullal del Mançano.

Berig 9

Berig 10

  

         

 

 

 

 

 

 

 

 

         

         

         

          De su texto entresaco las siguientes citas: “Ante los recientes descubrimientos podemos señalar que la sima del Mançano es la cavidad más importante, en su género, de la comarca del Alto Mijares.”

 

          (…)”Según referencias orales cuando se activa [en períodos de fuertes precipitaciones] el Ullal [o sima] del Manzano el agua forma un gran arco al salir que cuentan que por debajo pasa una persona. También se cuenta que sale con tanta fuerza que llega al otro margen del barranco.”

 

          (…)”Finalmente debemos citar los testimonios de vecinos de masías cercanas a la sima del Mançano que afirman que ésta entra en actividad al inundarse la depresión cárstica de la Foia de la Nou y que por su boca salían espigas de trigo cultivadas en aquella zona.“

 

          (…)“La Foia de la Nou es una pequeña cuenca endorreica de 45 hectáreas de superficie, con un fondo llano compuesto por la denominada “terra rosa” y donde existen algunos cultivos. Entre ambos fenómenos geológicos existe una distancia de 3,2 kilómetros y un desnivel de 270 metros.”. En otras palabras,… el agua que, en ocasión de lluvias torrenciales, se recoge en la Foia de la Nou (-‘El Hoyanao’ creo que le dicen en Ludiente; Paco me corregirá-), una pequeña llanura en el término municipal de Lucena, al norte de Reduela y junto al camino viejo de Ludiente a Lucena, produce este fenómeno de la naturaleza. Es decir, el agua, sin salida por barranco o río alguno, que, recordemos, en eso consisten las cuencas endorreicas, se filtraría por algún sumidero de la citada llanura para salir, después de un largo recorrido subterráneo, con fuerza inusitada y kilómetros más lejos, en nuestro término municipal en la localización que se indica en el artículo. Fenómeno que, sin ir más lejos, parece reproducirse según dicen, en el Pla de Vistabella, cuyo sumidero, el engolidor de la bassa del Quinyó, conduce las aguas de la, en este caso, extensa llanura hasta el río Monlleó.

 

          Para finalizar, un último comentario, al respecto de lo que denominan ‘surgencia activa’, (…)“una forma de emisión permanente de las aguas de este sistema hídrico, aunque desde el punto de vista meramente espeleológico, es totalmente impenetrable.” : Se trata de La Clocha.

La Clocha

 

          Francisco, el marido de Marga, en la excursión al Mas de Vicenta del verano pasado fue el que me facilitó el nombre de ese manantial, cuya existencia desconocía. Se halla tocando el límite municipal de Ludiente con Argelita, junto al sendero histórico de Ludiente a Alcora, casi completamente perdido, justo en la confluencia del Barranco de la Umbría con el del Manzano y, dado que está a escasos metros del Ullal, al otro lado del cauce, he hecho esta foto para ver si nos acabamos de ubicar y en cuanto caiga la gota fría nos abrimos paso hasta La Clocha para ver ese espectáculo natural del arco mágico.

 

Mapa La Clocha

          -Por cierto: Se ve perfectamente la ‘fractura-diaclasa’ que mencionan en el artículo a unos escasos 40 metros al noroeste de La Clocha-

 

          Julio, 13 de julio de 2011.

Read Full Post »

Ortofotomapa Ludiente

(-haced clic en esta foto antes de nada y seguid leyendo-)

 

          Un sistema de información geográfica es un sistema para la gestión, análisis y visualización de conocimiento geográfico que se estructura en diferentes conjuntos de información.

 

          Se puede definir un SIG (Sistema de Información Geográfica) como un sistema de información computerizada que permite la captura, administración, manipulación, análisis, modelamiento y graficación de datos u objetos referenciados espacialmente. Por ello, la tecnología de los Sistemas de Información Geográfica puede ser utilizada para investigaciones científicas, la gestión de los recursos, gestión de activos, la arqueología, la evaluación del impacto ambiental, la planificación urbana, la cartografía, la sociología, la geografía histórica, el marketing, la logística por nombrar unos pocos.

 

          En palabras más sencillas, un SIG puede mostrar la información en capas temáticas para realizar análisis multicriterio complejos.

 

 

          Es decir, básicamente es una aplicación informática que permite superponer distintas capas de manera que podemos elegir las que más nos interesen y darles mayor o menor transparencia a las mismas de manera que se visualice fácil y correctamente la información objeto del estudio que estemos llevando a cabo. Por ejemplo, si cogemos un mapa geológico de Ludiente en papel impreso, en concreto el del año 1972 del IGME (Instituto Geológico y Minero de España), y nos lo comemos crudo obtendremos un bonito cuadro abstracto de polígonos coloreados de muy dificultosa lectura e interpretación:

 

          Ahora bien, este mismo mapa digitalizado y georeferenciado, -una capa raster para los entendidos-, visualizado en la pantalla del ordenador con el zoom que nos interese, y superponiéndole unas capas –vectoriales– como por ejemplo, senderos, fuentes, pozos, masías, ríos, poblaciones, carreteras…, de manera que podamos ubicarnos mentalmente en algún punto concreto sin volvernos locos, nos dará como resultado algo que, por fin, adquiere un significado y puede sernos útil para lo que nos interese conocer. Por ejemplo, esto:

 

          Si, al mismo tiempo, haciendo un simple clic en la pantalla se nos abre una ventana, como esta:

 

 podremos, por ejemplo, comprobar sin mucho esfuerzo, que, en primer lugar Joan Mestres sabe perfectamente de lo que habla y que, en la curva de la carretera a la altura del Restaurante Solsona, el material que de vez en cuando aplasta furgonetas se compone efectivamente de margas abigarradas del Keuper, pero también, en segundo lugar, que es esperable encontrar el mismo terreno en La Puebla (-con sus mismos fósiles, si fuera eso lo que buscamos-) o que bastante antes de llegar al Puente Nuevo ya nos hemos pasado del Keuper al Muschelkalk.

 

          La razón fundamental para utilizar un SIG es la gestión de información espacial, por ello, además de otras muchas aplicaciones, se han convertido en herramienta imprescindible para la planificación urbana por ejemplo y más de un ayuntamiento dispone de su propio SIG. Como, que yo sepa, no es el caso de nuestra corporación, lo dejo caer para que sea tenido en cuenta por los próximos gestores de nuestra administración local.

 

          El motivo de esta, ya larga, introducción es que dispongo de mi propio SIG casero, al que llamo SIG Ludens, y desde este verano, cuando la idea de crear un blog para la Asociación Cultural “La Rocha” tomó fuerza, inmediatamente pensé en haceros partícipes por el módico precio de 0 euros de la información espacial de nuestra zona geográfica que, a lo largo de los años, he ido acumulando.  -paso de derechos de autor, defiendo a ultranza la gratuidad del conocimiento, y eso que un SIG de encargo puede costar varios miles de euros-

 

          Pues bien,…

 

          …olvidaros del asunto. El formato del blog no da para más y apenas unas determinadas clases de ficheros, los de extensión más común (*.jpg, *pdf., *gif, *ppt., etc.), pueden ser insertados en el blog. Así pues, resulta imposible disponer aquí y ahora de un visor cartográfico apto para superponer de manera interactiva las diferentes capas raster (-imágenes georeferenciadas, para entendernos-) y vectoriales (básicamente datos que pueden ser expresados mediante tres tipos de objetos espaciales: puntos, líneas y polígonos), elegir entre ellas las que nos interesen y presentarlas (transparencias, colores, etc.) de manera que nos ofrezcan un cuadro informativo válido para el objeto de nuestro estudio, y que no necesariamente tiene que ser la investigación de cursos hidrológicos fósiles vía teledetección, por decir algo, sino cosas, bien más prosaicas como –por curiosidad– qué longitud tiene la piscina de Ludiente ( -unos 24 m. dice el trasto-), o la extensión de la recién inaugurada terraza del Ayuntamiento nuevo (¡más de 400 m2 de terraza!), bien más útiles como poder contar el número de olivos de determinada finca, saber  (-o confeccionar un mapita ad hoc-) que la distancia por el camino viejo de Ludiente a Los Mores es de 7.759 metros (-en línea recta se queda en 5 km-) o cuántas tejas me harán falta para cubrir el techo de un determinado edificio.

 

          Y entonces…os estaréis preguntado hace rato…si no hay visor, porqué una vez más este tío se está enrollando tanto de nuevo… Pues,… en primer lugar y fundamentalmente para teneros entretenidos con algo (-dicen que el saber no ocupa lugar, -aunque sí tiempo, añado yo –)  mientras se abre de una vez la ventana que estará descargándose todavía si me habéis hecho caso y habéis hecho clic en la foto del encabezamiento de este escrito (proceso que os llevará unos doce  minutos, suponiendo que tengáis una conexión rápida a Internet. -¡Paciencia, son 203 MB de mapa!-), en segundo lugar, para hacer la siguiente declaración de intenciones : Si algún día esta Asociación arranca de una vez con más actividades más allá de la simple existencia de este blog y eventualmente alguien confía en nosotros lo suficiente como para prestarnos algún “localito” o rincón del Ayuntamiento donde disponer de un ordenador e impresora, me comprometo (-compromiso revocable-) a instalar mi modesto SIG, de manera que cualquier usuario tenga acceso a su información y pueda hacerse sus mapas personalizados e imprimirlos si lo desea y, en tercer y último lugar, porque soy muy tozudo y, con visor o sin él, no me voy a privar de daros el coñazo con mis cartográficas obsesiones y de paso poner finalmente a vuestra disposición un material que ya hace tiempo debiera estar en circulación y operativo, al menos en este blog, de manera que cuando se menciona una masía de Ludiente, una fuente, un pico, un sendero… sepamos al menos dónde está.

 

          Así pues he confeccionado para la ocasión tres mapas. Los tres cubren exactamente la misma extensión, la totalidad del término municipal de Ludiente, con el límite norte marcado por las poblaciones de Zucaina y El Castillo de Villamalefa y por el sur por las de Argelita y Cirat, estando el extremo oeste delimitado aproximadamente por la Ermita de Santa Ana y el oriental por el Mas de La Mina en la carretera de Argelita a Lucena del Cid. El resto de características, escala, capas, leyenda, etc. son distintas y bien merecen alguna explicación.

 

          El que quiera ver cualquier rincón del término municipal con, eventualmente, el camino que debe seguir para llegar a él y su nombre, con aproximadamente esta calidad de imagen,

 

que se baje y guarde el fichero que se supone que, si habéis seguido mis instrucciones estará ahora mismo en proceso de descarga (-si no lo habéis hecho todavía y estáis interesados en visualizarlo haced clic ahora en la primera foto del post y esperad-).

 

          Se trata de una ortofotografía , la más actualizada de las que dispongo del PNOA (Plan Nacional de Ortofotografía Aérea), en concreto, la del vuelo de 2007 al que he superpuesto diversas capas vectoriales. El archivo es un fichero de extensión *.pdf , debido a las limitaciones antes referidas y a que cada foto de éstas ocupa más de medio giga. Aún así, creo que me he excedido, pues está a escala 1:5.000 y ya he dicho antes que pesa más de 200 MB, pudiendo resultar poco “manejable” según la potencia del ordenador del que dispongáis. Por el contrario, aunque en este formato se pierde algo de la calidad de la imagen, a esta escala admite un zoom de aproximadamente un 300 % sin que el pixelado resulte excesivamente molesto.  Si, por un casual, alguien quisiera imprimirlo manteniendo la escala, deberá hacerlo sobre un papel de 3 metros de largo por 1,8 m. de ancho (!!!) (un bonito póster de difícil ubicación en una casa normal, pero que no quedaría nada mal en alguna sala del Ayuntamiento, o en la entrada, o incluso en el suelo…para ser “pisado” tal y como lo hay -o había- en el Museo de las Ciencias de Valencia (-una especie de adhesivo gigante en el suelo con una foto a esa escala de la ciudad; todas las calles, parques, avenidas, edificios…a vista de pájaro, pero sin nombres-).

           

          Las capas vectoriales utilizadas en los tres mapas son las siguientes:

 -Poblaciones (el marcador es un círculo rojo)

-Masías (cruz roja, y su nombre aparece cuando se conoce -o se cree conocer-)

-Senderos (línea discontinua verde, -en rojo, senderos por “repasar” o “en proyecto”-)

-Caminos históricos (-de momento sólo tengo terminados el Camino Real a Cirat, el de Lucena del Cid y el de Alcora , falta a Torrechiva, Toga, Argelita, por un lado y el del Castillo de Villamalefa, por el otro-)

-Pasos ganaderos (en blanco discontinuo; cañadas, veredas, azagadores, cordeles y pasos –en construcción-)

-Carreteras (línea continua amarilla)

-Ríos y barrancos (azul; sólo los principales, no está toda la red hidrográfica. –todavía-)

-Fuentes, aljibes y pozos. (círculo azul; -con su nombre cuando lo conozco-)

-Picos (triángulo  rojo)

-Cuevas (triángulo invertido naranja)

-Otros punto de interés (Aspa amarilla; El Pilón, La Ventanica, -cosas de esas-…)

-Límite término municipal (rojo)

           

Mapa-Foto Ludiente

 

          El segundo mapa es básicamente el mismo que el primero en extensión, con la misma capa base del PNOA, pero a las capas vectoriales antes referidas le he añadido el llamado mtn50formado, es decir, la hoja 615 del Mapa Topográfico Nacional del I.G.N. a escala 1:50.000, pero no la versión raster, sino la vectorial, de manera que podemos visualizar la fotografía aérea como fondo pero teniendo a la vista la topografía (curvas de nivel, con una equidistancia de 20 m. de altura, algunas cotas, el nombre de algunos montes,…), con la red hidrográfica más extensa que la mía, algunos nombres de masías (-como siempre con muchos errores-), algunas pistas forestales y con un grid azul (una cuadrícula o rejilla de 1 km. de lado).  A diferencia del primero de los mapas, éste lo he hecho a escala 1:10.000 y pesa la mitad –unos 92 MB-, resultando no sólo más manejable, sino más ilustrativo para los que no conozcan la topografía del territorio gracias a la presencia de las citadas curvas de nivel que nos ayudan a visualizar el relieve. No obstante, sigue siendo excesivo para imprimirlo a escala: 1,5 m. x  0,9 m. (-siempre podéis trocearlo e imprimir alguna zona concreta que os interese-)

 

          Por último, la tercera producción es un mapa más clásico. Su fondo es la capa raster del MTN a escala 1:25.000, o sea un mapa “normal” y hemos superpuesto las mismas capas vectoriales que en el primero de los mapas, pero cambiando algunos colores para facilitar su visión. Así los senderos aparecen en rojo (en verde, los que denomino “excursiones”, en anaranjado los caminos históricos y en gris los pasos ganaderos disponibles hasta el momento.  El peso de este archivo es de sólo 9 MB y también está impreso en *.pdf a escala 1:10.000, luego la posible impresión a esta escala tendría las mismas dimensiones que el segundo mapa (el “mixto”).

Mapa Ludiente

           

 

          Respecto a los “senderos”, he de hacer, para acabar, algunas puntualizaciones. Aunque los llamo así, no son en su totalidad y en rigor “sendas”. De hecho no distingo entre un sendero propiamente dicho, de una pista en buen o mal estado, y algunos de ellos –los menos-, más que caminos, son más bien itinerarios, me explico: algunos son rutas que he podido hacer andando -o trepando-, pero por las que probablemente ni ahora, ni nunca pasó un camino, digamos, “histórico”. Ello es así, en primer lugar, porque el cartografíado de estas rutas las hice en su día para uso propio,  pero también porque en muchas ocasiones y dado el estado de la red de caminos para ir de una masía a otra, un mismo “sendero”, transcurre por ejemplo por un tramo de pista, otro de senda y otro prácticamente “campo a través” y no era cuestión de hacer una única ruta con tres colores distintos y convertir los mapas en un galimatías ilegible.

 

          No obstante, anuncio que, dado que -creo recordar- tengo casi 140 “senderos” cartografiados, la mayoría entre las distintas masías –unas 42-, diversas “excursiones”, “caminos históricos” y lo que denomino “GRs”,  pienso en el futuro ir desglosando uno por uno todos ellos en este blog. -¡Tranquilos! No he dicho que mis próximas 140 entradas se dediquen a esto exclusivamente, iré intercalando los post que me puedan parecer de interés común- En principio la idea es confeccionar dos-tres mapas por ruta,  que puedan imprimirse en un A4, como mucho un A3, acompañados de alguna somera explicación, que intentaré sea breve (aunque no estaría de más, no voy a hacer una topoguía exhaustiva, una descripción del tipo “…y cuando veáis una garrofera grande, a la derecha , seguís el camino 30 metros y a la izquierda hay un pasillo entre las tollagas, en el que puse un hito de piedras, os internáis en él y bla, bla, bla…”). Me adelanto ya a decir, -advertencia que ya repetiré en cada ocasión-, que el autor no asume ninguna responsabilidad, ni civil ni de ninguna clase, sobre los citados senderos. El que decida internarse en alguno de ellos ya se espabilará. No se trata de senderos “homologados”, ni cuentan con “promotor” alguno al que pedir explicaciones, ni están en su mayoría señalizados de ninguna manera, yo sólo intento facilitar su ejecución al que sepa interpretar un mapa, y tenga la pericia y las ganas suficientes para “entollagarse” sin maldecir al mundo y disfrutar con ello.

          ¡Que os aproveche!

 

 

          Julio, 14 de mayo de 2011.

 

 

 

 

 

          PD: Me apresuro a señalar lo obvio: Mis mapas, como todos, estarán plagados de errores toponímicos. Cuento con vosotros para, entre todos, ir mejorándolos y haciéndolos más ricos en toponimia. Especialmente me preocupa el nombre de algunos nombres de picos  y algunas partidas, copiados principalmente del mapa 1:10.000 del ICV. En cualquier caso, a los errores añadámosle las muchas omisiones, por lo que vuelvo a repetir que estoy literalmente deseando que además de las pertinentes correcciones, me hagáis llegar los nombres que conozcáis de buena fuente junto con su localización en un mapa. (-utilizad una porción de cualquier mapa y marcáis un punto o cruz o lo que sea, de la manera más precisa posible-). Igualmente no me cabe la menor duda de que hay un buen número de fuentes de las que no conozco su nombre ni su localización. Cualquier precisión, por nimia que os parezca, -yo que sé…tipo:  “se dice ‘el Masico de Ángel’, no ‘el Mas d’Angel’- será bienvenida.

          De momento acabo de caer en la cuenta de que todavía no he corregido el nombre de “La Reduela” por el de “Reduela” a secas, ni quitado la tilde al cercano “Mas de Mato”, ya en el término de Lucena. Tampoco he señalado, por ejemplo, la ubicación del cementerio, punto de indudable interés y que aparece siempre en muchos mapas. En fin,… en la próxima edición, subsanaré estos errores y todos los que me indiquéis.

Read Full Post »

Fuente de L’Hoya de l’Agua

          

          Me ha parecido pertinente, en lugar de escribir un comentario a la última y excelente entrada de Paco Gil, escribir otra complementaria a la suya, que me permita adjuntar un texto que puede aportar algo más de información sobre el tema.

          Se trata, una vez más, de un escrito “escaneado” del programa de fiestas de verano de 1989 y, en esta ocasión está firmado por Albert Fernández Albalate. En él podréis observar una fotografía antigua de la fuente de Lazaroyo (o de l’Azarollo [*]), cuando todavía conservaba el tejado de lo que era un lavadero adjunto a la fuente propiamente dicha. El texto en cuestión es éste    (-haciendo clic en la foto se descarga en pdf, para una lectura más cómoda-):

             No quiero dejar pasar la ocasión de señalar, para acabar, que el número de fuentes es, o mejor dicho era, mucho mayor que las 33 catalogadas por Viçent Pau Serra y reproducidas oportunamente por Paco Gil. Sin desmerecer ni un ápice el elogioso trabajo de Vicent Serra, -de hecho de algunas de las mencionadas no sólo desconozco su ubicación, sino que incluso su nombre me ha sorprendido-,  el caso es que se puede afirmar que prácticamente cada masía, de las muchas que abundan en el término, contaba con su fuente, o al menos su aljibe, como, por otra parte, cabía suponer por pura lógica [**]. Si tenemos en cuenta que estamos hablando de más de cuarenta masías, aparte de las muchas existentes en “tierra de nadie”, por así decir, llegaremos a la misma conclusión.           

            Ahora bien, cosa distinta es su localización exacta. Si tenemos en cuenta que dichas surgencias no necesariamente estaban colindando exactamente con las casas de las masías sino en sus cercanías, con mayor o menor proximidad,  en concurrencia con el general, y ya antiguo, abandono del terreno en general y de edificios, caminos, manantiales, etc. en particular, y a esto le añadimos la presencia de una mayor humedad edáfica, aún cuando el manantial no fluya y quede subterráneo, y, en consecuencia, se “sufra” una mayor densidad de vegetación hidrófila, -y no me refiero sólo a juncos, sino a zarzas,- podemos colegir la dificultad de ubicarlas en la actualidad.           

            Así, he pasado unas cuantas veces por el Mas d’Espelleta y no he visto nunca fuente alguna, por mencionar sólo una de las que figuran en la lista de Serra. También es cierto que, no conociendo su existencia, no he dedicado un minuto a su localización (-la próxima vez, lo haré-). Pero, otras en cambio, que llegué a tiempo de ver todavía con agua y de las que sí sé exactamente dónde están, ahora mismo es prácticamente imposible verlas o siquiera acercarse a ellas. Estoy pensando en la de la Masía del Zurdo, por ejemplo, o la que había en La Crebá o incluso la del Canalizo (-me refiero, no a la que se arregló y limpió el camino hace unos años debajo de la carretera, sino a la que siempre existió arriba de la misma-).           

            Ejemplos de aljibe, más o menos, bien conservado tenemos el de La Cervera (ver foto),  o los actualmente secos del Buinegro (uno, el que se halla junto a la masía del mismo nombre y que todos conocemos, y otro también cercano, pero mucho menos conocido, de dimensiones bastante apreciables y con unos escalones tallados en un gran bloque de piedra). Otros, sin embargo, hay que esforzarse (-tuve que hacer una limpieza previa de zarzas para hacer la foto-) para visualizarlos, incluso cuando su localización es sencilla (apegado a la pista y junto a El Tormazal  (-nombre de masía con el que tengo de nuevo mis dudas. Léase comentarios 1 y 2), u otro, cuyo interior todavía conserva agua, que hay justo en el collado, apegado a la senda, junto a las ruinas de un corral, anterior a la ascensión definitiva al Buinegro. Ambos se sobrepasan a medio metro de distancia sin ser vistos. 

            No me atrevo a aventurar un número aproximado de fuentes, manantiales, aljibes,…  en el término, pero sin duda, si nos dispusiéramos con rigor a la tarea, como muy bien han propuesto algunos, obtendríamos un resultado considerablemente mayor a las listadas por Serra. Sin ir más lejos hace poco tiempo localicé casualmente, tratando de abrirnos paso por el viejo camino de Lucena cuando atraviesa el Barranco Hondo, es decir, el del Manzano o Árboles, en su mismo cauce y casi tapada por la maraña habitual otra fuente de la que no puedo deciros su nombre. Su localización exacta podéis verla en el siguiente mapa (-por cierto, he indicado también la ubicación de la fuente La Martina, en una curva de una pista que saliendo de Los Cubos de Royo machaca el viejo sendero en su descenso al barranco…¿No será la misma que la que Viçent Serra denomina ‘Martín’?-):

          Una fuente que, probablemente gracias a unos ganaderos que, a temporadas, dejan vacas entre L’Hostal y Los Mores, conserva, hoy en día, un buen caudal de agua es la de esta última masía., si bien su estado de conservación deja mucho que desear. Hace años que se perdió, tirada en el suelo a un metro escaso de su boca asfixiada de hiedra, la ventanica de madera que resguardaba del exterior el considerable manantial que tantas bocas tenía que saciar. Su agua sigue siendo fresca y abundante [***].

Fuente de Los Mores

          Pero, sin lugar a dudas, un bien a conservar lo tenemos en la fuente de La Reduela, con su encalado,… su azulete todavía visible,… su arco,… su puerta de madera y su lavadero. También era responsable de la sed y la higiene de otra de las grandes masías de nuestro término. De las que tuvieron escuela…

Fuente de La Reduela

Fuente de La Reduela

 

Julio, 21 de marzo de 2011

 

[*] El topónimo Azarollo se repite en la zona –ver por ejemplo, Barranco de Azarollo, en la margen derecha de la rambla Santana, o sea el barranco de Santa Ana, donde desemboca, ya en el término de Zucaina, un poco más al norte de la desembocadura del Barranco Matamoros, el que atraviesa la Masía de l’Hostal– y su nombre no es más que una de las denominaciones vulgares (Azarollo, Azarollos, Azarolo, Serbales, Serbal común, Serbal doméstico, Acerolo, Acerollera, Acerollo, Azarollera) de un árbol mediano de crecimiento lento, de forma redondeada y de hoja caduca de la familia de las rosáceas  –Sorbus domestica– que, si bien no abunda en nuestro término municipal, sí es posible encontrar algunos ejemplares desperdigados. Su fruto, muy rico en vitamina C es comestible cuando está pasado y se utiliza también para fabricar mermeladas. Por cierto, en la actualidad hay todavía un pie de este árbol, junto a la citada fuente. Otros ejemplares de cierto porte existen en La Granella y en las inmediaciones de Los Cubos de Royo por citar algunos, aunque tengo mis dudas sobre su clasificación – ¿será el serbal de los cazadores, sorbus aucuparia L? –

[**] La misma lógica que hace suponer, por ejemplo, que, por el contrario, la gente de La Masía del Cabezo Royo, pudiera beber de la misma agua, que la de Benachera, por encontrarse la fuente casi a mitad camino de ambas, o que los del Mas de Gil acudieran a la fuente de La Reduela, al menos, para la de consumo doméstico. -Me apresuro a confesar que esto último, no es más que pura suposición, quizás cogieran el agua de algún otro punto cercano que no controlo. Espero vuestras correcciones-

 [***] Por cierto que, efectivamente, como decía nuestro amigo Paco, un señor mayor que vive a temporadas entre l’Hostal y Zucaina, nos relató hace años, al Dr. Nemapogon y a un servidor, cómo, en tiempos de la delimitación de los términos municipales, todos los ayuntamientos pugnaron con fuerza por tener acceso a la Fuente del Navarro, que dicho sea de paso sigue manando y que, además, se halla junto al Camino Real de Aragón a Onda, que se cita en el Corpus Toponímic Valencià bajo el epígrafe Vies de comunicació y que tiene tramos de sendero muy chulos, llegándose a la salomónica solución de contentar a todos ellos con el resultado alargado del contorno de nuestro término municipal.

Mapa Fuente El Navarro/Término Municipal

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: