Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘niños’

          El otro día me pasé por el Ayuntamiento de Ludiente, que estaba abierto con ocasión de la constitución de la nueva corporación, y en la planta baja descubrí unas fotografías del pueblo hechas por encargo de la Diputación de Castellón. Naturalmente me acerque a verlas y estupefacto me quedé al comprobar lo desenfocadas que estaban. Claro,… en cuanto vi en unas cajas de cartón que había puñados de gafas de papel de dos colores (cyan y rojo, para más señas), comprendí que las fotos en cuestión no eran “normales” sino que se trababa de anaglifos.

          Como ya sabréis un anaglifo es una imagen de dos dimensiones capaz de provocar un efecto tridimensional. En otras palabras eran fotos en 3D, de manera que si os pasáis por allí, cogéis unas gafas de esas y podréis ver el Pozo Negro o la Depuradora (!!!), entre otras localizaciones, en relieve.

           El caso es que a servidor de vds., curioso impenitente, siempre le ha llamado la atención la estereoscopía y recordé entonces que yo también hice mis pinitos en esa materia a principios de la década pasada y, como no, con Ludiente en mente, así que me dispongo a mostraros mi producción.

           Normalmente, la sensación de relieve se produce en nuestro cerebro al sintetizar en una sóla imagen un par estereoscópico, es decir, dos fotos “ligeramente” distintas. Si tomamos dos fotos con el mismo encuadre pero desplazando la cámara entre 3-5 cm. entre una y otra, es decir, la distancia entre nuestros ojos, al fundir ambas en una es cuando se obtiene la sensación de volumen o de profundidad. Es el fundamento de la visión binocular, la estereopsis o “visión en estéreo”, como lo queráis llamar y para eso la madre naturaleza nos ha provisto de dos ojos y no de uno y por eso las personas que carecen de uno sufren sus problemas en este asunto.

           Pues bien, (-el que quiera más información sobre el tema que lea los dos enlaces que he insertado-) dado que mi intención no era mostrar objetos cercanos, como por ejemplo la Depuradora, que siempre impresionan más, sino el paisaje de Ludiente, me dispuse a crear el mismo efecto con una única fotografía…y lo conseguí! Se trata de una fotografía aérea, creo que del año 1983, y aunque tengo la serie completa del término municipal, como el desplazamiento entre una y otra es de cientos de metros y no apenas unos centímetros, no podía utilizar el par estereoscópico aunque las imágenes se solapen  parcialmente en casi un 60%. No recuerdo muy bien como lo hice, porque además y dicho sea de paso la fotografía era en blanco y negro, pero creo que duplicándola y dándole distintos colores con filtros o algo así, logré finalmente el efecto 3D.

           Así pues, pasaros por el Ayuntamiento y coged unas gafas de esas o buscad por casa si tenéis alguna guardada u os confeccionáis unas con papel de celofán de color azul y rojo y mirad los siguientes tres ejemplos:

La Muela del Buinegro
 

Las Peñas de Castejón

 
 

Ludiente

          La “calidad” de las mismas deja bastante que desear, comparado con la bonita imagen que a continuación os muestro para los que se hayan molestado en conseguir las gafas 3D, pero,  dadas las limitaciones a las que me tuve que enfrentar, el resultado fue bastante satisfactorio y no deja de ser un pasatiempo curioso. Espero que os gusten.
 
 
(-si queréis más anaglifos mirad por ejemplo aquí)

           Julio, 28 de junio de 2011.

Read Full Post »

          Recién comenzado el verano y acercándose en consecuencia el período vacacional y con él la posibilidad de realizar con un grupo más o menos numeroso de personas una o varias excursiones por nuestro término municipal, he decidido aplazar para el próximo otoño la salida en el blog de una serie de mapas de senderos, llamémosles “inter-masías” que ya mencioné en otro post y aprovecharé el poco tiempo que queda ya para centrarme en la cartografía de las excursiones que, por lo visto, se mencionaron la pasada Semana Santa como más adecuadas para realizar el próximo mes de agosto.

          Una de ellas era la ascensión al Buinegro. Otra de las que se habló, de mayor entidad, sería acercarnos a la masía de Los Mores, siempre que haya un mínimo de valientes dispuestos a patearse medio término municipal y, -propongo-, se podría hacer otra más fácil con niños pequeños como, por ejemplo, la excursión a la Fuente de la Cuba o a la Cueva Alta, que se puede hacer cualquier tarde. No hay fechas concretadas todavía para ninguna de ellas (-y, en realidad, tampoco los destinos de las excursiones son inamovibles, puesto que nada se decidió en firme-), pero, aunque dudo de si éste es el foro adecuado o deberíamos convocar una reunión de la Asociación para hacer un calendario de actividades, voy a adelantar aquí mis propuestas y mis limitaciones (-si he de ejercer yo funciones de “guía”-). Las limitaciones son brevemente que, en primer lugar, la primera semana de agosto, servidor y familia tienen previsto ir a Pirineos y, en segundo lugar, que el lunes 22 de agosto vuelvo a Valencia a mi puesto de trabajo. Como propongo realizar las excursiones en sábado, principalmente para facilitar su asistencia a los que, careciendo de vacaciones, sólo dispongan del fin de semana, nos quedan los sábados 13 y 20 de agosto. La eventual excursión “con niños” la dejo en el aire para cualquier tarde en día laborable, (-y me inclino más por hacer la de la Cueva Alta, en lugar de la de la Fuente La Cuba, por razón de disponer de un espacio donde poder menearse mínimamente un grupo numeroso de gente, vistas espectaculares aparte  y por ser quizás menos conocido el camino, -además de existir un “bajador” de vértigo hasta prácticamente el río con conexión a Los Majuelos, pero eso lo dejaremos para otra ocasión-), aunque creo que sería positivo ir empezando a concretar un calendario y unas actividades, si bien tampoco voy a plantear problemas con dejar a la improvisación lo que tenga que ser.

          La excursión al Buinegro es un clásico del senderismo ludientino,  quizás la más emblemática de las salidas al monte,… “La Excursión” por antonomasia. Me imagino que la gran mayoría de vosotros, en una u otra ocasión, habréis tenido el placer de subir a la muela del Buinegro y admirar las ruinas de su castillo, (que, por si lo desconocíais,  en tiempos, fue el de mayor extensión del País Valenciano), pero quizás no por la ruta aquí propuesta, o hace mucho tiempo que no subís, o conocéis El Pilón, pero nunca os habéis acercado a La Ventanica, o asomado a la cueva (-alguna linterna siempre va bien-) o reconocido sus aljibes. Pues bien,… es vuestra oportunidad. No me voy a extender en su descripción, ni a glosar los abismos y horizontes a nuestro alcance, ni la fauna y flora que lo habita o el suelo jurásico que pisaremos (-¡a ver si alguien descubre huellas o fósiles de dinosaurios!-). En todo caso me remito a mis dos últimas aportaciones referidas a esta montaña, además de a los excelentes comentarios de Verònica  y Noemí.

          Pero vayamos con los mapas… Para la ocasión, he confeccionado tres mapas a escala 1:6.000. (-escala que podéis mantener en papel si os dejáis unos escasos euros y los imprimís en un A3-).

          El primero de ellos es un mapa “típico”.  Se trata de un mosaico de partes de los 4 mapas escala 1:25.000 de la hoja 615 (Alcora) del M.T.N. del I.G.N.. Las curvas de nivel equidistan 10 metros, con un trazo más grueso las de 50 y las líneas rojas representan las distintas rutas que, sobre el papel, pueden realizarse desde el Puente Nuevo. (-En la práctica y ahora mismo sólo me atrevo con algunas de ellas si tengo que llevar gente detrás-).

Mapa 1:25.000. Excursión al Buinegro

          El segundo es exclusivamente la  ortofotografía del P.N.O.A. del año 2007, pero con los senderos en verde y la línea del límite municipal en rojo.

Ortofoto 2007. Excursión al Buinegro

          Y el tercero es básicamente el mismo, pero superponiéndole el mtn50 formado, con curvas de nivel cada 20 metros.

mtn50 formado+ortofoto. Excursión al Buinegro

          El programa de fiestas, (-es decir, mi propuesta-) sería sintéticamente el siguiente: Ctra. Argelita hasta curva del Canalizo, ascensión al collado por el barranco del Canalizo (*), collado (aljibe-corral), subida a murallas-torre-aljibe, recorrido circular de la muela en sentido horario (El Pilón, La Cueva, Masía del Buey Negro, y desde la masía, -opcional para quien lo desee-, por las murallas y otra torre del castillo, hasta la Ventanica. Una vez reunidos de nuevo en la masía, regreso a Ludiente por la senda señalizada como PR, teniendo la posibilidad de, nada más alcanzar la pista forestal, distribuirnos en dos grupos: uno que descendiera cómodamente a la carretera por la pista y otro para los que quieran hacer el descenso por lo que queda del camino viejo, aunque no descarto desde ese mismo punto, dependiendo del tiempo y las ganas que nos queden, acercarnos por “senda” a la Masía de la Fuente La Higuera y desde allí por el camino hasta la carretera.

          La excursión se puede hacer tanto en una mañana como por la tarde. Mi preferencia se decanta hacia la tarde, dada la ausencia de sombras una vez arriba en la muela, salvo madrugón inhumano, y dispondríamos así, además de un hermoso atardecer, de mayor tiempo y disponibilidad para la visita completa y múltiples variantes a elegir. Si salimos por la mañana, nos apremiará el sol y la hora de llegar al río para el necesario refrescón, pero dejo la decisión a vuestro criterio. Sudar… se sudará en cualquier caso, (-imprescindible cantimplora y gorra, y preferible pantalón largo, salvo masocas-), aunque la idea es subir a paso de tortuga para que no nos dé el golpe de calor y porque hay que mirar dónde se pone el pie (-y porque estoy mayor-). Niños “mayorcitos” pueden hacerlo sin problemas debidamente acompañados. Con suerte… veremos bichos (cabras, águilas, buitres,…) y disponemos de un inmejorable servicio de faunólogos de primera.

          ¡Contamos con vosotros!

Julio, 23 de junio de 2011.

      

 

    *son 220 metros de fuerte desnivel (y unos 100 más hasta El Pilón), pero la ladera en cuestión resulta muy interesante por la variedad florística que en muy pocos metros y de manera estratificada se nos aparece, desde la “selva húmeda” del nivel inferior, con presencia de boj (buxus sempervirens), rusco (ruscus aculeatus), madreselvas (lonicera etrusca) , hiedras (hedera helix) y zarzaparrillas (smilax aspera), por ejemplo, hasta un pequeño carrascal (-pero con buenos ejemplares de quercus ilex-), pasando por una curiosa mezcla de especies: baladres [adelfas]  (nerium oleander) , palmito (chamaerops humilis), (-la única palmera autóctona europea-), lentiscos (pistacia lentiscus), genistas (genista) y muchas otras y, por supuesto, con la mayoritaria presencia del pino blanco (pinus halepensis).

Read Full Post »

El pasado sábado, estuvimos de ronda por Montanejos, con nuestro grupo, “LA ALEGRIA DEL MIJARES”,  donde nos juntamos gentes de todo el Alto Mijares.

Este sábado 14 de Mayo, estaremos actuando en Arañuel a partir de las 5:30 de la tarde, junto a otras agrupaciones de Barcelona, Valencia y Teruel.

JOTERAS DE LUDIENTE

Read Full Post »

          Mácho chemecón ye el que chemeque cuán ba cargáu…. No,…tranquilos,…es broma. Abandonemos por una vez el lenguaje pseudoacadémico (-después del tostón dado con la última entrada os lo merecéis-) y pongámonos…

          …Íntimos…

          Aborrezco los sitios dedicados al, digámosle, chateocotilleo y el exhibicionismo en general me repele, pero el entusiasmo del neófito provocado por mi reciente irrupción en la globosfera, -otra gilipollez de los medios-, en concurrencia con la pertinaz sensación de que seguimos siendo cuatro gatos los que nos guisamoscomemos este blog a pesar de las 7.500 visitas que, dicen las estadísticas, llevamos ahora mismo, se conjuran para, -orujo aparte-, generar en mí la necesaria osadía que me impele a colocaros el siguiente texto, sin más objeto que dar por solemnemente inaugurada la sección literaria, -o artística en general-, de este blog.

          -¡Oh!…¡Qué pena…!-

          Su autor, que afortunadamente para los deleitados lectores sufre una suerte de síndrome de Diógenes, rescató hace no mucho tiempo de sus insondables fondos la joya literaria que os acabo de presentar, y aún cuando es dudoso que le acarree la nominación para el Nobel de Literatura, quizás le permita la promoción de la categoría de veraneante, (superada la de forastero ya hace tiempo -creo-) a la de hijo predilecto del pueblo, honor al que secretamente aspira tras cumplirse nada menos que el 45 aniversario de su inquebrantable fidelidad y constancia en la visita a estas tierras. Aunque rechaza vehemente firmar autógrafos, si por un casual os lo cruzáis por la calle y no apesta a vino, para su correcta identificación podéis valeros de una fotografía suya, probablemente de la época en la que escribió el texto, a la tierna edad de 11 años. Aparece en compañía de parte de sus hermanos y hermanas, más la adición de un primo, bajo el arco de entrada a la casa de Fina de Cotos, junto a la actual Farmacia, y afirma mi cuñado Carlos que se les conoce en la panadería como “los julines”, extremo éste, la existencia de un apodo, que apunta en la dirección adecuada hacia el encumbramiento a la categoría antes referida. La plena adquisición de la carta de ciudadanía es impensable por el momento, pese a los firmes principios expresados en el contenido del texto y mantenidos reiteradamente en el tiempo.

Los julines

          Algunos de vosotros recordaréis las calles empedradas, antes de que se reventara el empedrado para instalar el alcantarillado y el agua potable en el pueblo. ¿Quién retiene la fecha exacta y nos la dará a conocer? ¿Paco? Y…, ¿Recordáis a vuestras madres yendo al lavadero o a la ‘ceica’ misma de debajo de la calle Nueva u otros muchos puntos en las acequias, las “picas”, a ‘rentar’ la ropa,… o a las mujeres con los cántaros en la cabeza a surtirse de agua de las fuentes? Y volviendo al texto infantil, la televisión –ese artefacto- no llegó al pueblo hasta 1970 si damos por buenas las afirmaciones de ese mentecato. El número de familias que habitaba el pueblo seguro que se lo inventó.

           Dejémonos de insensateces, (-¿quién hablaba el otro día de insania mental, Joan?-), mi objetivo no es otro que recordaros una vez más que este blog sigue abierto a vuestra participación. Si os da yuyu el teclado, coged papel y lápiz y nos lo hacéis llegar a cualquiera de nosotros. ¡Coño! ¡Abrid de una vez los baúles de vuestros abuelos y rebuscar entre las fotos antiguas,… no hace falta ni fechas exactas, ni su localización,… nos lo comemos todo! Y aquí nadie se preocupa ni de la ortografía, ni de la concordancia, ni mucho menos de la sintaxis. Una vez más, ¡Ánimo!

           –mirad ‘esto’, salió en el programa de Fiestas de Verano de 1989-

           Una cosa que me haría mucha ilusión y que sería la mejor de las contribuciones a esta nueva sección (-de escaso recorrido me temo-) es que alguien tuviera a bien colgar una jota interpretada por vecinos del pueblo. Cualquier ocasión era buena para juntarse un rato y tocar juntos. Recuerdo oír de niño -sin prestar especial atención desgraciadamente- con cierta frecuencia, mientras correteábamos por las calles, los sones de guitarras y bandurrias… y las voces. ¿A nadie se le ocurrió grabar alguna sesión de aquellas? ¿Podemos digitalizarlas y colgarlas? -¿Gerardo, tu sabes algo?-

Roseto

          ¿Os acordáis de Roseto?… ¡Qué zagales!…

          Julio, 18 de abril de 2011.

Read Full Post »

                 El pasado 21 de agosto de 2010 nos estrenamos como Asociación con una primera actividad, esperemos que precursora de otras muchas que tenemos en mente, y que, dado que ya no había tiempo para muchos preparativos ni para organizar nada más, ni mucho menos presupuesto alguno, consistió en algo simple: realizar una excursión por el término municipal.

          Se decidió acometer, el tercer sábado de agosto, cuando todavía quedaba bastante gente en el pueblo, la subida al Mas de Vicenta. Una excursión matinal, sencilla y sin apenas complicaciones que todavía nos permitiría llegar a tiempo de darnos un refrescante baño en el río.

          La convocatoria fue bastante exitosa: unas 25 personas de todas las edades (el menor 7 años, otros ya cercanos a la jubilación), vecinos y veraneantes de Ludiente, acudieron a La Plaza a las 9 de la mañana dispuestos a salvar los casi 300 metros de desnivel que hay entre el pueblo y el Mas de Vicenta.

© Daniel Belenguer

          Nuestra primera parada fue en La Puebla, donde se llenaron cantimploras y se echó algún pitillo por parte de los empedernidos fumadores. No subimos a la citada masía por la pista forestal, actualmente cementada, que muere allí, sino que lo hicimos por una antigua senda, sin demasiadas aliagas, -tollagas, como decimos en Ludiente (*)- todavía reconocible e incluso con tramos del viejo empedrado, que saliendo desde el Restaurante se dirige a Los Majuelos, desviándose de este camino a la altura del Puente Nuevo para subir directamente a La Puebla.

          Desde La Puebla, y ya picando el sol, continuamos la ruta hacia el Mas de Vicenta. En esta ocasión no íbamos por cualquier sendero, sino por un camino principal. Nada menos que por el antiguo camino que desde Ludiente llevaba a Lucena del Cid o a Alcora, bifurcándose éste precisamente a la altura del Mas de Vicenta. Justo en la entrada de la masía, en la era, machacada por la pista y utilizada ahora por algunos para aparcar sus vehículos, rodeándola y por debajo de la misma, el camino de Alcora, hoy completamente perdido, enfilaba hacia La Cervera y de allí a El Molar, antes del cruce obligado del Barranco del Manzano (o Barranco Árboles) y apenas unos metros antes de alcanzar la citada era el camino de Lucena dirigía sus pasos hacia Los Cubos de Royo.

Ortofoto bifurcación

                La senda desde La Puebla hasta el Mas de Vicenta , – la excepción que confirma la regla (**) – se encuentra en buen estado y es perfectamente transitable ya que fue despejada de maleza poco antes del verano de 2009 y, aunque se echa en falta alguna clase de señalización para los que no conocen la ruta, si desde La Puebla se consigue embocar la salida no tiene pérdida y su trazado es reconocible sin mayores esfuerzos.

          Discurrió la subida sin más incidentes que una lluvia de perdigones sobre nuestras cabezas (la media-veda de la paloma torcaz, se excusó el interpelado cazador) poco antes del cruce de la Colada del Paso de l’Atalaya (denominación del paso ganadero que según el Catastro recorre la cresta que desciende desde la cima de l’Atalaya hasta el río pasando por el Pilón de la Providencia y la Cueva Alta -ver mapa-), y, desde allí y ya a la sombra del pinar, en suave desnivel, transitamos en paralelo al barranco de El Jaqués, (el que nace en la Loma Batista , pasando junto a la masía de igual nombre y se precipita al río a la altura de la Cueva Alta), hasta finalmente alcanzar nuestra meta, pateados los 3.075 metros que distan desde el pueblo, y donde, sin más preámbulos, nos dispusimos a dar buena cuenta de los merecidos bocatas (el servicio de catering de la Asociación se limitó a las garrafas de agua que, por la pista que sale de la curva de La Caseta, nos trajeron -gracias Gerardo- para rellenar nuestras menguadas cantimploras. Se intentará mejorar la calidad del servicio).

          No excesivamente cansados (invertimos casi hora y media para subir tranquilamente al Mas) y después del frugal refrigerio, una gran mayoría de nosotros decidió aceptar la sugerencia de alcanzar la cercana cima de la Loma Sincabo, a casi 800 metros de altitud y rematar así la faena. Sin duda fue lo más espectacular de la jornada. Si los más de 400 metros de desnivel en caída libre hasta el río ya impresionan de por sí, las vistas son sencillamente espléndidas…, desde el pico de Peñagolosa, hasta la Peña Saganta, con la muela del Buinegro (o Buey Negro) enfrente a tiro de piedra. Una envidiable panorámica que además y por fortuna se vio saludada por la aparición de unas parejas de buitres leonados (Gyps fulvus) que, salidos por sorpresa de la buitrera que teníamos inmediatamente bajo nuestros pies y con toda su envergadura alar (250-280 centímetros) desplegada en vuelo rasante sobre nuestras cabezas dejó a más de uno sobrecogido. Todavía quedó gente dispuesta a asomarse a los abismos del Barranco Escalones (o de la Escalera) y culminar así una excelente excursión, inicialmente poco ambiciosa.

          No hubo grandes discursos, pero satisfechos con la inauguración de las actividades de la Asociación y del buen rato pasado en común en un ambiente relajado y, diría yo, casi familiar, además del placer de compartir los conocimientos, escasos o no, que cada uno podía aportar, sobre la toponimia, flora, fauna, etc. de nuestro pueblo, no quedaba más que regresar a Ludiente a reponer fuerzas por el mismo camino, con la variante de hacer por la pista el tramo final de La Puebla a Ludiente (***).

          ¿Para cuándo la próxima salida? Esperemos que pronto.

 

Julio, 13 de octubre de 2010

                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
          (*) y quede constancia que decimos bien. Aunque no aparezca en el Diccionario de la Real Academia Española, el vocablo lo mantiene la S.E.C.F., Sociedad Española de Ciencias Forestales, en su Diccionario forestal: “Tollaga. (Ecol.Veg.) Mata espinosa muy rígida, baja y densa. Se aplica a varias fabáceas genísteas, como Genista pumila o G. Scorpius cuando están recomidas por el ganado. Palabra derivada de aliaga y abreviación de “todo llaga”. I.: Cushion heath association.”
          (**) No creo necesario comentar el lamentable estado en el que se halla la antigua y extensísima red de senderos que transitaba el término municipal. Algunos de estos caminos son sencillamente irrecuperables. A excepción de los más trillados (la senda a la Fuente La Cuba, el trozo que queda de la antigua subida al Buinegro y alguno más) la inmensa mayoría de los todavía más o menos transitables no pasarían de la calificación de itinerarios –resulta excesivo llamarlos senderos o caminos – y, aún machete en mano, cuesta un gran esfuerzo abrirse paso en la tupida selva que los cubre. Orientarse no es que sea cuestión de fe, es simplemente imposible si no te los conoces palmo a palmo, pues hablar de señalización es soñar.
          Sin embargo, y ahí quería llegar, además de la sorprendente limpieza del 2009 del camino al Mas de Vicenta antes mencionada, llegó a mis oídos que se pensaba adecentar también el camino a Benachera por la Cueva Negra y servidor pudo este pasado verano de 2010 felizmente comprobar de primera mano cómo, efectivamente, ya se había procedido a limpiar aproximadamente la mitad superior del mismo. Esperemos que estas iniciativas, supongo que del Ayuntamiento, después de tantísimos años de inactividad y desinterés absoluto por el tema, se convierta en una tendencia que se incremente y consolide como parte de una recuperación, si no integral, al menos parcial de una red viaria, parte de un rico patrimonio cultural, en acelerado proceso de extinción. -Del Patrimonio Cultural Inmaterial, como lo denomina la Unesco, también llamado patrimonio viviente, ya hablaremos otro día, siquiera sea para certificar su defunción-
          Hago una llamada de atención a la Asociación sobre este extremo. Mucho trabajo es el que hay, pero es sobre todo una cuestión de ganas.
          (***) Por cierto, la pista se superpone al viejo camino de Lucena desde La Puebla hasta el cementerio, donde a escasos metros – unos 125 metros antes de alcanzar el cementerio- permanece, como en otros pueblos de la zona, un peirón que da la bienvenida a los caminantes, en este caso también a los provenientes de El Castillo de Villamalefa. No en vano y de igual modo, el camino de Ludiente al Castillo de Villamalefa se inicia también en este punto. (Los peirones, o pairones, se sitúan en los aledaños del pueblo junto a los caminos y tienen varias finalidades: 1. Principalmente avisan de la proximidad del pueblo. En tiempos de nieves en los que los caminos no se distinguen sirven de guías pues se ubican en todos los caminos que confluyen en el pueblo. 2. Son delimitadores de los términos municipales o linderos particulares. 3. Sugieren a los viandantes que recen una oración por el motivo religioso en él representado. Wikipedia dixit). Cabe suponer que tendría, además de una columna realizada con sillarejo, un remate consistente en una cruz de piedra o hierro. Pues bien, de él sólo se conserva, a duras penas y en un más que inestable equilibrio, la peana, eso sí, casi completamente oculta por la coscoja (Quercus coccifera) y otros arbustos que la cubren. De hecho, ya han caído al suelo algunas losas de la base, como hacía presagiar la vieja fotografía. Urge consolidar al menos la base para que no acabe por desmoronarse todo y desaparezca esta pieza de nuestro castigado, por no decir, devastado patrimonio. Tratándose de la entrada principal del pueblo, junto a la Rocha del Molino, -antes de la existencia de las actuales carreteras, claro-, y a pesar de su modestia –ya sé que no se trata de un arco de triunfo romano-… ¿No sería deseable su restauración? ¿Alguien recuerda cómo era antaño el peirón?

 

 

Addenda 09/2011

Mapas imprimibles en A3 a escala 1:7.000 de la ruta Ludiente-Mas de Vicenta en los siguientes enlaces:

 

1. Mapa

2. Ortofoto

3. Ortofotomapa

 

 

Read Full Post »

« Newer Posts

A %d blogueros les gusta esto: