Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ortofotografía’

          Era un 8 de marzo de 1956 y nada menos que un avión del ejército norteamericano, el famoso USAF, United States Air Forces, sobrevolaba el término municipal de Ludiente con un objetivo claro y definido.  Algunos de vosotros os preguntaréis qué diablos hacía un avión militar yanqui (‘yankee’) en nuestro terreno. Pues bien,… respondamos la cuestión.

           En concreto fue el Servicio Fotogramétrico del Ejército Norteamericano el que realizó la labor y ya os podéis imaginar que el motivo de esté vuelo no era llevar a cabo un asesinato selectivo, práctica que, dicho sea de paso, es contemplada como un “instrumento de la política exterior” oficial de los EEUU desde los años 60, ni el rescate de rehenes, ni nada parecido a una acción concreta estrictamente militar, sino que la causa del vuelo no era otra sino fotografiar el territorio con una finalidad principalmente cartográfica… Fotografiar nuestro territorio y el de toda Europa, ya que el vuelo fotogramétrico referido, en definitiva, formaba parte de un ambicioso plan, ya iniciado en la II Guerra Mundial, de cubrir todo el espacio europeo con fines de control militar. En los medios militares españoles, por cierto, no gustó para nada la iniciativa y, de hecho, este vuelo es considerado “ilegal” al no comunicar el Estado Mayor Militar de los Estados Unidos sus intenciones.

          El caso es que los fotogramas así obtenidos y de los que os ofrezco una pequeña muestra a continuación han devenido con el tiempo en una auténtica joya para investigadores de toda índole debido a que estas imágenes son susceptibles de ser utilizadas en numerosos proyectos, sea el caso de elaboración de mapas de cultivos y aprovechamientos de esa época, estudio de la evolución de la erosión o usos del suelo, desarrollo de infraestructuras o áreas urbanas, arqueología, y un largo etcétera. (-incluyendo el rastreo y posterior cartografiado de viejos caminos y senderos, en mi caso-).

          No voy a extenderme en hacer comentarios detallados para cada cambio observable en el paisaje en los 56 años transcurridos desde la toma de las fotografías hasta la actualidad. Que cada uno saque sus conclusiones; habrá quien apenas si eche un vistazo desganado a las fotos y quien dedique horas a su estudio. A estos últimos les facilito el siguiente trabajo para su cómodo disfrute. Se trata de un fichero powerpoint en el que aparecen todas y cada una de las masías que conocía en el momento de su realización (hace ya bastantes años), incluyendo el pueblo y Giraba, obtenido de diferentes fotografías aéreas de varios vuelos, nacionales o no, de distintas fechas. A saber: se incluyen pequeñas porciones de fotos de los años 1956, 1983, 1991, 1997 (no todas las masías), 1999 y 2003. Lamentablemente nunca actualicé el trabajo con otras de las que ahora dispongo y, en concreto, las excelentes fotografías de los años 1978, 2005 y 2007, pero, en mi descargo, añadiré que fue un brutal trabajo de chinos el localizar primero el minúsculo espacio que ocupa una masía en las fotos originales (los positivos de 23 x 23 cm estándar utilizados en fotografía aérea), centrarla y escanear a continuación con un, más que modesto, aparato doméstico y a la máxima resolución (cada pasada duraba largos minutos), para obtener un discutible resultado (no tienen una calidad de imagen profesional, ni mucho menos). En fin,…son 201 diapositivas y…paciencia a los interesados en su descarga: el archivo pesa 33’7 MB.

          Observad el increíble graderío de limpios (-recordemos que estamos en marzo, en otros meses sería un vergel-)y definidos bancales, ceñidos a las curvas de nivel,  alrededor de Los Mores y el Mas de Pradas (-El resaltado amarillo es mío y la masía que aparece en la esquina inferior derecha es, según algunos mapas [1909 y 1938], el Mas del Cabezo y se halla justo encima del límite municipal entre Ludiente y Cirat, pero otros mapas adjudican el topónimo a otra masía muy cercana no visible en la foto-). Comparad con esta otra fotografía del año 2007. Sobran las palabras, pero diré algunas: reforestación natural sin control alguno a partir de las “islas” de bosque que sobrevivían a la exhaustiva roturación (-y supongo…mantenidas en buenas condiciones por los vecinos-) en el año 1956, total abandono del duro trabajo de siglos, parte de ese “patrimonio rural iletrado” del que hablaremos en  otra ocasión, perdido en apenas unas pocas décadas, …

          Para los aficionados a la fotografía en general y los amantes de la fotografía aérea en particular dejó aquí un documento con diversos textos más “técnicos” que he “refundido” en uno. Sin embargo, en mi búsqueda de información sobre el tema, lo que me ha sorprendido mucho ha sido la lectura del siguiente e interesante artículo, tituladoEl vuelo fotográfico de la «Serie A». Por lo visto, el vuelo de 1956, sería la “serie B” y no constituye, sin embargo y como todo el mundo cree, el primer vuelo realizado a escala nacional, sino que hubo otro anterior efectuado entre los años 1945 y 1946. Su estado de conservación, archivo, documentación, etc. deja que desear al parecer y su accesibilidad para el público de a pie debe ser compleja, pero haré algunas indagaciones a ver si se pueden conseguir de alguna manera (-je,je-)…  En cualquier caso y hablando de accesibilidad,… por lo visto, el pasado mes de septiembre el Centro Geográfico del Ejército de Tierra hizo entrega al Instituto Geográfico Nacional de una copia digitalizada del vuelo aéreo fotográfico completo realizado sobre el territorio español en 1956-57 y cabe esperar que pronto estén disponibles para su consulta/descarga en la web del C.N.I.G. , en la del I.G.N. o en la de algún otro instituto cartográfico autonómico. De todas maneras, si alguien no se aguanta las ganas de esperar puede descargarse una de ellas, ahora mismo y por gentileza de la casa, haciendo clic en la foto inferior o aquí mismo: se trata del fotograma 335 del rollo 5 de la hoja M.T.N.: 615 Alcora, a una escala aproximada de 1:32.000 (unos 35 mb). Dadle tiempo al tiempo… y fliparéis. Al norte aparece  el Castillo de Villamalefa y al sur Ludiente, los extremos este y oeste del término municipal no entran en esta fotografía. Es tal la magnitud de los cambios producidos en el devenir del paisaje en este último medio siglo que, al principio y aún conociendo adecuadamente el terreno, cuesta su esfuerzo ubicarse adecuadamente. Podéis ayudaros siguiendo el curso de ríos y barrancos, o las carreteras “recién” construidas, además de puntos de referencia claros como Las Peñas de Castejón, justo en el centro de la imagen. Lo que sí que salta a la vista son los pasos ganaderos (cañadas, veredas, azagadores, cordeles, etc.), así como la conservada y aún intacta parcelación de huertas y secanos todavía no invadidos por la vegetación que los coloniza actualmente y la extensísima red de caminos y sendas que comunicaban entre sí masías y poblaciones.

 

           No obstante disponer de buena parte del término municipal en la fotografía anterior, no me resisto a colocaros por mi parte algún recorte más, como por ejemplo el  Mas d’Espelleta en el 56, la última masía del término en los márgenes del Barranco Santana, aguas arriba de L’Artijuela, Casa Tadeo, Los Gabites y La Casica. Hermosos y cuidados bancales, dos buenas huertas a ambos márgenes del barranco,…

          Para acabar una última foto de 1956. De izquierda a derecha vemos (-haced clic en la foto-), formando una recta diagonal suroeste-noreste, las masías de Benachera, la Masía del Cabezo Royo y el Morrón de la Cingla Cabezo Royo. Observad la diferencia entre llanos y pendientes; a mayor gradiente mayor estrechez en los abancalamientos. ¿No os recuerda su imagen esas maquetas de madera de chapas superpuestas que se utilizaban antes de la existencia de ordenadores con simulación 3D?

Julio, 29 de enero de 2012.

Anuncios

Read Full Post »

Ortofotomapa Ludiente

(-haced clic en esta foto antes de nada y seguid leyendo-)

 

          Un sistema de información geográfica es un sistema para la gestión, análisis y visualización de conocimiento geográfico que se estructura en diferentes conjuntos de información.

 

          Se puede definir un SIG (Sistema de Información Geográfica) como un sistema de información computerizada que permite la captura, administración, manipulación, análisis, modelamiento y graficación de datos u objetos referenciados espacialmente. Por ello, la tecnología de los Sistemas de Información Geográfica puede ser utilizada para investigaciones científicas, la gestión de los recursos, gestión de activos, la arqueología, la evaluación del impacto ambiental, la planificación urbana, la cartografía, la sociología, la geografía histórica, el marketing, la logística por nombrar unos pocos.

 

          En palabras más sencillas, un SIG puede mostrar la información en capas temáticas para realizar análisis multicriterio complejos.

 

 

          Es decir, básicamente es una aplicación informática que permite superponer distintas capas de manera que podemos elegir las que más nos interesen y darles mayor o menor transparencia a las mismas de manera que se visualice fácil y correctamente la información objeto del estudio que estemos llevando a cabo. Por ejemplo, si cogemos un mapa geológico de Ludiente en papel impreso, en concreto el del año 1972 del IGME (Instituto Geológico y Minero de España), y nos lo comemos crudo obtendremos un bonito cuadro abstracto de polígonos coloreados de muy dificultosa lectura e interpretación:

 

          Ahora bien, este mismo mapa digitalizado y georeferenciado, -una capa raster para los entendidos-, visualizado en la pantalla del ordenador con el zoom que nos interese, y superponiéndole unas capas –vectoriales– como por ejemplo, senderos, fuentes, pozos, masías, ríos, poblaciones, carreteras…, de manera que podamos ubicarnos mentalmente en algún punto concreto sin volvernos locos, nos dará como resultado algo que, por fin, adquiere un significado y puede sernos útil para lo que nos interese conocer. Por ejemplo, esto:

 

          Si, al mismo tiempo, haciendo un simple clic en la pantalla se nos abre una ventana, como esta:

 

 podremos, por ejemplo, comprobar sin mucho esfuerzo, que, en primer lugar Joan Mestres sabe perfectamente de lo que habla y que, en la curva de la carretera a la altura del Restaurante Solsona, el material que de vez en cuando aplasta furgonetas se compone efectivamente de margas abigarradas del Keuper, pero también, en segundo lugar, que es esperable encontrar el mismo terreno en La Puebla (-con sus mismos fósiles, si fuera eso lo que buscamos-) o que bastante antes de llegar al Puente Nuevo ya nos hemos pasado del Keuper al Muschelkalk.

 

          La razón fundamental para utilizar un SIG es la gestión de información espacial, por ello, además de otras muchas aplicaciones, se han convertido en herramienta imprescindible para la planificación urbana por ejemplo y más de un ayuntamiento dispone de su propio SIG. Como, que yo sepa, no es el caso de nuestra corporación, lo dejo caer para que sea tenido en cuenta por los próximos gestores de nuestra administración local.

 

          El motivo de esta, ya larga, introducción es que dispongo de mi propio SIG casero, al que llamo SIG Ludens, y desde este verano, cuando la idea de crear un blog para la Asociación Cultural “La Rocha” tomó fuerza, inmediatamente pensé en haceros partícipes por el módico precio de 0 euros de la información espacial de nuestra zona geográfica que, a lo largo de los años, he ido acumulando.  -paso de derechos de autor, defiendo a ultranza la gratuidad del conocimiento, y eso que un SIG de encargo puede costar varios miles de euros-

 

          Pues bien,…

 

          …olvidaros del asunto. El formato del blog no da para más y apenas unas determinadas clases de ficheros, los de extensión más común (*.jpg, *pdf., *gif, *ppt., etc.), pueden ser insertados en el blog. Así pues, resulta imposible disponer aquí y ahora de un visor cartográfico apto para superponer de manera interactiva las diferentes capas raster (-imágenes georeferenciadas, para entendernos-) y vectoriales (básicamente datos que pueden ser expresados mediante tres tipos de objetos espaciales: puntos, líneas y polígonos), elegir entre ellas las que nos interesen y presentarlas (transparencias, colores, etc.) de manera que nos ofrezcan un cuadro informativo válido para el objeto de nuestro estudio, y que no necesariamente tiene que ser la investigación de cursos hidrológicos fósiles vía teledetección, por decir algo, sino cosas, bien más prosaicas como –por curiosidad– qué longitud tiene la piscina de Ludiente ( -unos 24 m. dice el trasto-), o la extensión de la recién inaugurada terraza del Ayuntamiento nuevo (¡más de 400 m2 de terraza!), bien más útiles como poder contar el número de olivos de determinada finca, saber  (-o confeccionar un mapita ad hoc-) que la distancia por el camino viejo de Ludiente a Los Mores es de 7.759 metros (-en línea recta se queda en 5 km-) o cuántas tejas me harán falta para cubrir el techo de un determinado edificio.

 

          Y entonces…os estaréis preguntado hace rato…si no hay visor, porqué una vez más este tío se está enrollando tanto de nuevo… Pues,… en primer lugar y fundamentalmente para teneros entretenidos con algo (-dicen que el saber no ocupa lugar, -aunque sí tiempo, añado yo –)  mientras se abre de una vez la ventana que estará descargándose todavía si me habéis hecho caso y habéis hecho clic en la foto del encabezamiento de este escrito (proceso que os llevará unos doce  minutos, suponiendo que tengáis una conexión rápida a Internet. -¡Paciencia, son 203 MB de mapa!-), en segundo lugar, para hacer la siguiente declaración de intenciones : Si algún día esta Asociación arranca de una vez con más actividades más allá de la simple existencia de este blog y eventualmente alguien confía en nosotros lo suficiente como para prestarnos algún “localito” o rincón del Ayuntamiento donde disponer de un ordenador e impresora, me comprometo (-compromiso revocable-) a instalar mi modesto SIG, de manera que cualquier usuario tenga acceso a su información y pueda hacerse sus mapas personalizados e imprimirlos si lo desea y, en tercer y último lugar, porque soy muy tozudo y, con visor o sin él, no me voy a privar de daros el coñazo con mis cartográficas obsesiones y de paso poner finalmente a vuestra disposición un material que ya hace tiempo debiera estar en circulación y operativo, al menos en este blog, de manera que cuando se menciona una masía de Ludiente, una fuente, un pico, un sendero… sepamos al menos dónde está.

 

          Así pues he confeccionado para la ocasión tres mapas. Los tres cubren exactamente la misma extensión, la totalidad del término municipal de Ludiente, con el límite norte marcado por las poblaciones de Zucaina y El Castillo de Villamalefa y por el sur por las de Argelita y Cirat, estando el extremo oeste delimitado aproximadamente por la Ermita de Santa Ana y el oriental por el Mas de La Mina en la carretera de Argelita a Lucena del Cid. El resto de características, escala, capas, leyenda, etc. son distintas y bien merecen alguna explicación.

 

          El que quiera ver cualquier rincón del término municipal con, eventualmente, el camino que debe seguir para llegar a él y su nombre, con aproximadamente esta calidad de imagen,

 

que se baje y guarde el fichero que se supone que, si habéis seguido mis instrucciones estará ahora mismo en proceso de descarga (-si no lo habéis hecho todavía y estáis interesados en visualizarlo haced clic ahora en la primera foto del post y esperad-).

 

          Se trata de una ortofotografía , la más actualizada de las que dispongo del PNOA (Plan Nacional de Ortofotografía Aérea), en concreto, la del vuelo de 2007 al que he superpuesto diversas capas vectoriales. El archivo es un fichero de extensión *.pdf , debido a las limitaciones antes referidas y a que cada foto de éstas ocupa más de medio giga. Aún así, creo que me he excedido, pues está a escala 1:5.000 y ya he dicho antes que pesa más de 200 MB, pudiendo resultar poco “manejable” según la potencia del ordenador del que dispongáis. Por el contrario, aunque en este formato se pierde algo de la calidad de la imagen, a esta escala admite un zoom de aproximadamente un 300 % sin que el pixelado resulte excesivamente molesto.  Si, por un casual, alguien quisiera imprimirlo manteniendo la escala, deberá hacerlo sobre un papel de 3 metros de largo por 1,8 m. de ancho (!!!) (un bonito póster de difícil ubicación en una casa normal, pero que no quedaría nada mal en alguna sala del Ayuntamiento, o en la entrada, o incluso en el suelo…para ser “pisado” tal y como lo hay -o había- en el Museo de las Ciencias de Valencia (-una especie de adhesivo gigante en el suelo con una foto a esa escala de la ciudad; todas las calles, parques, avenidas, edificios…a vista de pájaro, pero sin nombres-).

           

          Las capas vectoriales utilizadas en los tres mapas son las siguientes:

 -Poblaciones (el marcador es un círculo rojo)

-Masías (cruz roja, y su nombre aparece cuando se conoce -o se cree conocer-)

-Senderos (línea discontinua verde, -en rojo, senderos por “repasar” o “en proyecto”-)

-Caminos históricos (-de momento sólo tengo terminados el Camino Real a Cirat, el de Lucena del Cid y el de Alcora , falta a Torrechiva, Toga, Argelita, por un lado y el del Castillo de Villamalefa, por el otro-)

-Pasos ganaderos (en blanco discontinuo; cañadas, veredas, azagadores, cordeles y pasos –en construcción-)

-Carreteras (línea continua amarilla)

-Ríos y barrancos (azul; sólo los principales, no está toda la red hidrográfica. –todavía-)

-Fuentes, aljibes y pozos. (círculo azul; -con su nombre cuando lo conozco-)

-Picos (triángulo  rojo)

-Cuevas (triángulo invertido naranja)

-Otros punto de interés (Aspa amarilla; El Pilón, La Ventanica, -cosas de esas-…)

-Límite término municipal (rojo)

           

Mapa-Foto Ludiente

 

          El segundo mapa es básicamente el mismo que el primero en extensión, con la misma capa base del PNOA, pero a las capas vectoriales antes referidas le he añadido el llamado mtn50formado, es decir, la hoja 615 del Mapa Topográfico Nacional del I.G.N. a escala 1:50.000, pero no la versión raster, sino la vectorial, de manera que podemos visualizar la fotografía aérea como fondo pero teniendo a la vista la topografía (curvas de nivel, con una equidistancia de 20 m. de altura, algunas cotas, el nombre de algunos montes,…), con la red hidrográfica más extensa que la mía, algunos nombres de masías (-como siempre con muchos errores-), algunas pistas forestales y con un grid azul (una cuadrícula o rejilla de 1 km. de lado).  A diferencia del primero de los mapas, éste lo he hecho a escala 1:10.000 y pesa la mitad –unos 92 MB-, resultando no sólo más manejable, sino más ilustrativo para los que no conozcan la topografía del territorio gracias a la presencia de las citadas curvas de nivel que nos ayudan a visualizar el relieve. No obstante, sigue siendo excesivo para imprimirlo a escala: 1,5 m. x  0,9 m. (-siempre podéis trocearlo e imprimir alguna zona concreta que os interese-)

 

          Por último, la tercera producción es un mapa más clásico. Su fondo es la capa raster del MTN a escala 1:25.000, o sea un mapa “normal” y hemos superpuesto las mismas capas vectoriales que en el primero de los mapas, pero cambiando algunos colores para facilitar su visión. Así los senderos aparecen en rojo (en verde, los que denomino “excursiones”, en anaranjado los caminos históricos y en gris los pasos ganaderos disponibles hasta el momento.  El peso de este archivo es de sólo 9 MB y también está impreso en *.pdf a escala 1:10.000, luego la posible impresión a esta escala tendría las mismas dimensiones que el segundo mapa (el “mixto”).

Mapa Ludiente

           

 

          Respecto a los “senderos”, he de hacer, para acabar, algunas puntualizaciones. Aunque los llamo así, no son en su totalidad y en rigor “sendas”. De hecho no distingo entre un sendero propiamente dicho, de una pista en buen o mal estado, y algunos de ellos –los menos-, más que caminos, son más bien itinerarios, me explico: algunos son rutas que he podido hacer andando -o trepando-, pero por las que probablemente ni ahora, ni nunca pasó un camino, digamos, “histórico”. Ello es así, en primer lugar, porque el cartografíado de estas rutas las hice en su día para uso propio,  pero también porque en muchas ocasiones y dado el estado de la red de caminos para ir de una masía a otra, un mismo “sendero”, transcurre por ejemplo por un tramo de pista, otro de senda y otro prácticamente “campo a través” y no era cuestión de hacer una única ruta con tres colores distintos y convertir los mapas en un galimatías ilegible.

 

          No obstante, anuncio que, dado que -creo recordar- tengo casi 140 “senderos” cartografiados, la mayoría entre las distintas masías –unas 42-, diversas “excursiones”, “caminos históricos” y lo que denomino “GRs”,  pienso en el futuro ir desglosando uno por uno todos ellos en este blog. -¡Tranquilos! No he dicho que mis próximas 140 entradas se dediquen a esto exclusivamente, iré intercalando los post que me puedan parecer de interés común- En principio la idea es confeccionar dos-tres mapas por ruta,  que puedan imprimirse en un A4, como mucho un A3, acompañados de alguna somera explicación, que intentaré sea breve (aunque no estaría de más, no voy a hacer una topoguía exhaustiva, una descripción del tipo “…y cuando veáis una garrofera grande, a la derecha , seguís el camino 30 metros y a la izquierda hay un pasillo entre las tollagas, en el que puse un hito de piedras, os internáis en él y bla, bla, bla…”). Me adelanto ya a decir, -advertencia que ya repetiré en cada ocasión-, que el autor no asume ninguna responsabilidad, ni civil ni de ninguna clase, sobre los citados senderos. El que decida internarse en alguno de ellos ya se espabilará. No se trata de senderos “homologados”, ni cuentan con “promotor” alguno al que pedir explicaciones, ni están en su mayoría señalizados de ninguna manera, yo sólo intento facilitar su ejecución al que sepa interpretar un mapa, y tenga la pericia y las ganas suficientes para “entollagarse” sin maldecir al mundo y disfrutar con ello.

          ¡Que os aproveche!

 

 

          Julio, 14 de mayo de 2011.

 

 

 

 

 

          PD: Me apresuro a señalar lo obvio: Mis mapas, como todos, estarán plagados de errores toponímicos. Cuento con vosotros para, entre todos, ir mejorándolos y haciéndolos más ricos en toponimia. Especialmente me preocupa el nombre de algunos nombres de picos  y algunas partidas, copiados principalmente del mapa 1:10.000 del ICV. En cualquier caso, a los errores añadámosle las muchas omisiones, por lo que vuelvo a repetir que estoy literalmente deseando que además de las pertinentes correcciones, me hagáis llegar los nombres que conozcáis de buena fuente junto con su localización en un mapa. (-utilizad una porción de cualquier mapa y marcáis un punto o cruz o lo que sea, de la manera más precisa posible-). Igualmente no me cabe la menor duda de que hay un buen número de fuentes de las que no conozco su nombre ni su localización. Cualquier precisión, por nimia que os parezca, -yo que sé…tipo:  “se dice ‘el Masico de Ángel’, no ‘el Mas d’Angel’- será bienvenida.

          De momento acabo de caer en la cuenta de que todavía no he corregido el nombre de “La Reduela” por el de “Reduela” a secas, ni quitado la tilde al cercano “Mas de Mato”, ya en el término de Lucena. Tampoco he señalado, por ejemplo, la ubicación del cementerio, punto de indudable interés y que aparece siempre en muchos mapas. En fin,… en la próxima edición, subsanaré estos errores y todos los que me indiquéis.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: