Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Torrechiva’

……….La joya de la corona. La primera edición que conozco de la hoja 615 (Alcora) del Mapa Topográfico Nacional a escala 1:50.000. La encontré hace años en la Cartoteca del IGN (-creo que ahora se puede localizar en la web de descargas del CNIG) bajo los atributos cgn (la ‘c’ indica que contiene una cuadrícula, la ‘g’ que es un mapa de guerra y no recuerdo que era la ‘n’).

……….Que es un mapa de guerra salta a la vista, además de por la fecha de su publicación,  por el simple hecho de que se trata de un mapa inacabado. Supongo que las urgencias bélicas forzaron su apresurada edición (-y limitada y exclusiva tirada, vuelvo a suponer-). Observad la ausencia de las habituales curvas de nivel con la equidistancia de 20 metros propia de la escala del mapa en buena parte de él. Así, las partes correspondientes a los términos municipales de Figueroles, Alcora, Ribesalbes, Cortes de Arenoso y, parcialmente, los de Lucena del Cid y de El Castillo de Villamalefa aparecen con la altimetría completa, sin embargo, en el resto de términos municipales, entre ellos Ludiente, sólo aparecen las curvas de nivel “principales” (de 100 en 100 metros). La explicación no puede ser otra, digo yo, que los autores del mapa se vieran obligados a echar mano de las altimetrías y planimetrías disponibles en ese momento e “improvisar” el resto para componerlo. Recordemos que estos trabajos topográficos venían haciéndose desde principios de siglo, no bajo la cuadrícula de distribución de hojas del MTN, sino por términos municipales, como ya vimos aquí en Planimetría de Ludiente (1909). Cartoludens siglo XX (1), de manera que si de algún municipio sólo contaban con la planimetría, pero no de su altimetría, se limitarían a bosquejar las curvas de nivel múltiplos de cien uniéndolas a las correspondientes altimetrías adyacentes. Ello explicaría también la ausencia, en el mapa que hoy presentamos, de la carretera de Ludiente a El Castillo, cuyas obras, como ya sabemos, estaban más que adelantadas para esa fecha (-esa vía no existiría en la planimetría utilizada de Ludiente y realizada muchos años antes-).

.

1938. Edición de guerra. Hoja 615 (Alcora) del MTN-50

.

……….El caso es que, y ahí quería yo llegar, la planimetría sí que está completa y, con ella, toda o buena parte de la red de caminos vecinales existentes antes de que el asfalto impusiera sus ventajas. Así, podemos por ejemplo “seguir”, entre otros muchos, el Camino de Ludiente a Lucena o a Alcora, el de Cirat o el de Torrechiva, o un “sorprendente” Camino de Segorbe a Ludiente, por citar a bote pronto sólo unos cuantos cercanos al pueblo entre cabezas de municipio (-también hay caminos de herradura a diversas masías-).  El detallado estudio de la cartografía propuesta, toponimia incluida, no tiene desperdicio y tomarse la molestia de georeferenciarlo para montarlo en uno de nuestros actuales y digitalizados SIG’s nos demuestra su buen hacer y precisión.

.

……….Julio, 12 de abril  de 2013.

.

Anuncios

Read Full Post »

.

……….Otro cartógrafo real francés. Lo pone en la cartela, lamentable, pero inmisericórdemente seccionada por el escáner, en la parte inferior derecha del mapa: À Paris chez Mr. De Beaurain. Geographe Ordinaire du Roy. Quay des Agustins proche la Rue Pavée.

 ……….La exageración de los contornos de la costa es considerable, especialmente en la parte sur de la misma y, aunque Ludiente no sale en el mapa, sí lo hacen algunos de nuestros vecinos de Torma, T. Chiva, Villa Hermosa, Benemalefa, Argilita, Padella, Arasiol o Val de Linares.

 ……….Sin mayores preámbulos: Beaurain, 1760.

 .

Carte du royaume de Valence. Jean Beaurain. París, 1760
Colección Luis Giménez Lorente (Donada a la Universidad Politécnica de Valencia)

.

……….Julio, 21 de diciembre de 2012.

.

Read Full Post »

……….Con alertada sorpresa por el largo período ya pasado desde que se inició esta serie de “caminos históricos de Ludiente” con el, hasta ahora, único publicado –el de Torrechiva– y que prometía la progresiva descripción, como mínimo (carto)gráfica, de los caminos que unían Ludiente con todas las poblaciones adyacentes antes de la construcción de las actuales vías asfaltadas, nos disponemos aquí y ahora, un tanto precipitadamente, a proseguir con la tarea emprendida hace más de un año. Y digo ‘precipitadamente’, tanto por la repentina y urgente premura sobrevenida con la consciencia del excesivo lapso transcurrido entre los capítulos, como por la concurrencia de varias circunstancias “temporales” que han desembocado en la “dudosa” elección precisamente del camino de El Tormo, en lugar de optar por otros quizás más “lógicos” como el de Lucena, Toga, El Castillo,… Esas circunstancias que se mencionan son básicamente las siguientes: haber realizado “casualmente” la ruta hace apenas un par de semanas en compañía del amic Albert, tener ya hecha la mitad de la faena (-recordemos aquí que buena parte del camino se superpone con el de Torrechiva-) y, por el contrario, no “haber hecho los deberes” todavía con los otros caminos (-el de Lucena esperamos “terminarlo” de una vez por todas este próximo invierno y el resto… a saber-). Otro aspecto más técnico, susceptible de polémica, o cuanto menos de calfar-se el cap, sobre la ‘dudosa’ elección se explicará más adelante: nos referimos a su “historicidad”.

……….Y por fin, después de estas tan prolijas como vacuas, perfectamente prescindibles, explicaciones a modo de introducción, metámonos en materia:

.

Ortofotografía aérea 2007. E=1:13.000
Camino de Ludiente a El Tormo.

……….La primera etapa del camino es desde Ludiente, por el Pozo Negro, hasta El Pozuelo y, como ya se ha dicho, coincide al 100 % con el camino de Torrechiva hasta ese collado, divisoria de aguas entre el Villahermosa y el Mijares, por lo que se remite al lector interesado a la oportuna revisitación del capítulo primero de esta miniserie: El Camino de Torrechiva.  Es en este punto, en El Pozuelo, donde alcanzamos la cota máxima de nuestra ruta, 670 metros sobre el nivel del mar, apenas unos 240 metros de desnivel desde Ludiente, y allí es también donde la senda deja paso a un ramal de pista forestal que seguimos durante unos 80 metros hasta alcanzar la pista principal y donde se bifurcan ambos caminos: el de Torrechiva por la pista a mano izquierda y el de El Tormo por la pista a la derecha. Esta pista de la que hablamos no es sino el Camino Real de Aragón que, en este tramo, pasa casi sin desnivel bordeando la Muela de Cirat en dirección a la localidad de Onda. Poco es, sin embargo, lo que disfrutaremos del agradable paseo por este histórico camino, pues apenas si transitamos unos escasos 300 metros de esta actual pista forestal y enseguida la abandonamos por la izquierda para iniciar el cómodo descenso, limpio de malezas y marcado con señales de pintura correspondientes a la tipología de sendero de pequeño recorrido (PR), hasta nuestro destino: El Tormo.

.

Mapa camino de Ludiente a El Tormo.
E = 1:13.000

……….Aunque hacía más de 30 años, –se dice pronto– que no bajaba andando a esta vecina población por el camino del Pozuelo y naturalmente no recordaba prácticamente nada de él, mención aparte la esperable invasión forestal sobrevenida en esas tres décadas, albergaba la esperanza de poder seguir sin grandes dificultades el curso del camino con el apoyo indiciario que de normal siguen brindando –con cierto training mucho mejor– esta clase de caminos históricos a pesar de intemperie, erosión y devenir del tiempo (algunos tramos con restos de empedrado, la huella de la propia caja del sendero, el vestigio de alguna calleja o murete, la conjetura de una baranda pétrea,… ”siempre” se atisba el rastro, la estela del camino) al tiempo que contaba con la relativa tranquilidad, por una parte, de mi doméstica “cartografía de campo” (-un mapita de los míos hecho apresuradamente en el que, por procedimientos que no viene al caso explicar aquí, conseguí volcar e incrustar sin muchas distorsiones el track de Minguillón-) y, por otra, de saber exactamente dónde se iniciaba el descenso a El Tormo desde la pista del Camino Real de Aragón (-Albert y servidor, en nuestras andanzas montanas, localizamos y ubicamos hace meses unas marcas de pintura altamente sospechosas de ser lo que finalmente eran: el inicio del descenso-).

……….¡Menos mal que el camino, además de limpio, estaba perfectamente marcado con las referidas marcas de pintura blanca y amarilla!

……….¡Ni empedrados, ni muretes, ni na de na…! Sólo pinos. El camino desciende con suavidad exquisita a través de un bosque interminable, pero… apenas si restan leves indicios de su “historicidad” aunque, como es obvio, “históricamente” se ha caminado entre Ludiente y El Tormo. Y si el “registro fósil” brilla por su ausencia, igual o mayor sorpresa ocasiona su inexistencia cartográfica y/o “catastral”. Efectivamente,… consultadas todas las ediciones del pasado siglo del Mapa Topográfico Nacional a escala 1:50.000, incluida alguna iniciada en plena Guerra Civil que no llegó a publicarse nunca, repasados los 1:25.000 y, en fin…, sujetos a estudio todos los fondos cartográficos a nuestro alcance, en ningún mapa aparece ni total, ni parcialmente el menor registro de la ruta vecinal tantas veces transitada por nuestros mayores. Ni siquiera la morfología del parcelario del Catastro nos ofrece la más mínima pista de su trazado o atisbo de su concreción en el espacio a diferencia del resto de caminos entre poblaciones del entorno que, en su mayoría, aparecen perfectamente deslindados. La única explicación que ahora mismo puedo aventurar para ello tendría un carácter administrativo, jurídico o legal, al no ser El Tormo como sabéis cabeza de municipio, sino estar incluido dentro del término municipal de Cirat, población ésta con la que ya nos une además un camino real perfectamente conocido y catalogado que, last but not least, circunstancialmente pasa a muy escasa distancia de El Tormo.

.

Ortofotomapa del camino de Ludiente a El Tormo. E = 1:13.000

.

……….Y, sin embargo,… el camino está ahí y, por si alguien ahora lo ha puesto en duda erróneamente motivado por las consideraciones anteriores,… siempre ha estado ahí. Nos explicamos: ¿cómo saber, a la vista de las circunstancias expuestas, si el trazado del actual camino limpiado y marcado entre ambas localidades es fiel reflejo del que antaño utilizaban los vecinos de Ludiente y El Tormo? ¿cómo valorar ahora el trabajo de limpieza y recuperación de esta vía hecho por los amigos senderistas de El Tormo y si se ajusta o no, y en qué grado, al diseño primigenio del viejo camino de los ancestros de ambos pueblos? Una vez más recurriremos para ello a la fotografía aérea y concretamente al Vuelo Americano. Si bien en marzo de 1956 estas laderas de solana asomadas al Mijares ya estaban ocupadas en buena parte por el pinar y no estaban en apariencia tan roturadas como muchas otras zonas (la misma partida del Pozuelo por ejemplo), especialmente la parte superior de ellas, entre la Muela de Cirat y la pista que construyó el ejército (-no sé cuál de los dos en contienda-) en plena guerra civil española en paralelo y a mayor altura que la carretera que ahora discurre uniendo los pueblos dispuestos a lo largo del río y que en aquellos años cincuenta finalizaba su construcción, en esas laderas tantos años arboladas, decíamos, se pueden vislumbrar a pesar de la cubierta vegetal y de la calidad y escala de la imagen muchos tramos de caminos y entre ellos –voilà– algunos que se corresponden perfectamente con el camino ahora en estudio, de donde cabe colegir no sólo la “veracidad” del camino marcado respecto al “histórico”, sino la excelencia del trabajo realizado por los autores de su limpieza y responsables de su marcaje. El que quiera verlo con sus propios ojos que consulte el fotograma 712 del rollo 11 de la hoja 615 del referido vuelo.

………..Para acabar, unos breves comentarios a los mapas que acompañan (-y dan sentido-) a este post (-pleno de espesos desahogos cartopáticos-). Todos ellos se imprimen en una hoja A3 para mantener la escala escogida para su edición (1:13.000). El camino cruza en diagonal toda la hoja de una a otra localidad. El trazado del sendero en la subida al Pozuelo se apoya básicamente en la cartografía catastral (-también en la del IGN-) y en el descenso a El Tormo reproduce, a falta de otras fuentes y con algún ligero retoque sobre ortofotografía aérea donde la densa cubierta arbórea lo ha permitido, el marcado por el track del amigo Jesús Ángel Minguillón. Se presentan los mapas, como ya es habitual, en tres versiones: una primera con el camino en color verde sobre la ortofoto de 2007 del PNOA  (se ha señalado también en azul el barranco Santana y los ríos Mijares y Villahermosa, así como la línea límite del término municipal de Ludiente en rojo), una segunda versión sobre el mapa del IGN a escala 1:25.000 con el camino en rojo y finalmente una tercera con el llamado mtn50formado, un fichero vectorial a 1:50.000 con las curvas de nivel equidistantes a 20 metros, superpuesto a la ortofotografía. En todos los mapas, en esta ocasión y para mayor sencillez en su visualización, se ha prescindido de superponer la red de senderos, las vías pecuarias y otras tantas capas, limitándose éstas a masías, fuentes y picos.

……….¡Tomad nota que igual cae ésta excursión el próximo verano con regreso por el Camino Real de Cirat!

.

……….Julio, 12 de diciembre de 2012.

.

Read Full Post »

.

……….¡Puro vicio, sí! ¡Ya lo se! Pero no lo puedo evitar,… en cuanto aparece la palabra ‘Ludiente’ en cualquier texto me intereso por él dedicándole una atenta lectura, aún cuando su temática esté muy alejada de mis preferencias o sea su nivel inalcanzable para mis neuronas. No es precisamente el caso del texto que a continuación os propongo para su análisis, una Resolución de la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, en la que, espero, más de uno sabrá encontrar su parcela de interés: urbanismo, hidrología, medio ambiente, vías pecuarias o patrimonio cultural, entre muchos otros.

……….La citada resolución se publicó en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana, nuestro “boe”, el pasado 10 de julio y se trata de la Declaración de Impacto Ambiental a título del Plan General de Ordenación Urbana (-o mejor dicho, de la sustitución del planeamiento vigente ya desfasado-) del expediente 250/2005-AIA que, como ya habréis adivinado, no es otro sino el referido al término municipal de Ludiente y promovido por su ayuntamiento.

……….Desconozco el aprecio que pueda merecer esta clase de literatura a nuestros lectores (-a algunos por razones profesionales no nos queda más remedio que darnos a la lectura de boletines oficiales y textos legales en general-), pero puedo aseguraros que pocas veces he “disfrutado” más con un texto de estas características pues, farragoso o no, bajo el lenguaje legal-administrativo se esconde un sinnúmero de interesantes datos de toda índole referidos a nuestro terruño por no mencionar la información que nos ofrece sobre las carencias, subsanables afortunadamente, de que adolece la documentación presentada con objeto de obtener por fin el nihil obstat de la Consellería a nuestro PGOU. Otros pueblos de nuestro entorno, como por ejemplo Torrechiva, han conseguido su aprobación y lo tienen colgado en su web municipal (-echadle un vistazo al PGOU de Torrechiva y veréis por qué es deseable contar con dicho Plan, aunque sólo sea por los estudios preceptivos que se requieren para, por ejemplo, catalogar yacimientos arqueológicos, disponer de un estudio medio-ambiental, fauna, botánica, etc., conocer y estudiar los elementos etnológicos que deben ser protegidos [-¡Ay, nuestro patrimonio rural iletrado!-], bienes de relevancia local o de interés cultural y un larguísimo etcétera-).

……….Una última observación: la Resolución de la Consellería contiene la declaración de impacto ambiental de otras localidades y consta de 45 páginas. Como el documento en cuestión está protegido por contraseña no he podido eliminar las páginas referentes a otras “declaraciones”. Así pues los interesados en curiosear su lectura se dirigirán directamente a la página 26, donde se inicia la “declaración” que nos afecta, reduciéndose así a 16 las páginas que aquí se ofrecen a vuestro estudio.

……….¡Que sea de provecho!

.

Clic aquí para descarga íntegra del texto

.

……….Julio,  3 de octubre de 2012.

.

Read Full Post »

.

……….A los más atentos lectores les sonará el nombre de Jesús, tanto por los comentarios que aquí ha escrito, como porque figura en el apartado ‘enlaces’ de este blog. El enlace nos redirige a su página personal en Wikiloc, donde ha colgado -y lleva 22 publicadas hasta ahora- una muestra de su acervo andarín en forma de tracks o rutas que pueden ser descargadas para seguirlas provisto de un GPS. (-o sin él, … estoy deseando con verdaderas ganas conocer y patear las dos últimas que ha conseguido realizar-).

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

……….Jesús Ángel Minguillón Capape, os recuerdo, es la persona que buscó, localizó, aseguró y restauró para todos nosotros el camino entre Ludiente y El Tormo, vía El Pozuelo (véase la entrada Caminos históricos de Ludiente (1): El Camino de Torrechiva), aunque fuera según tengo entendido una bienvenida brigada PAMER de Torrechiva la que rematara el tramo a su cargo con una limpieza rigurosa -quizá excesiva-,… y no sé las letras que tendrá, lo digo por lo de vecino “ilustrado”, pero yo me quito el sombrero ante su trabajo. Aunque (todavía) no lo conozco personalmente, a raíz de su irrupción en el blog, algún correo electrónico hemos intercambiado y creo haber llegado a la conclusión de que acostumbra a salir al monte, -¡qué envidia!-, cada fin de semana sin más compañía que el cánido que en las fotos se aprecia y posiblemente dedica su ocio mayormente a una suerte de arqueología de caminos, novedosa disciplina no sé si recogida en Bolonia, que con mayor o menor éxito practicamos algunos excéntricos y que básicamente consiste en, tollaga a través, buscar e intentar encontrar viejos caminos abandonados, ubicarlos y “cartografiarlos” a nuestra manera, limpiarlos hasta hacerlos mínimamente transitables, mientras apreciamos sus restos de empedrado, su “caja”, sus muretes, sus desagües,…[-El amigo Albert y servidor de vds. sabemos de uno donde incluso pervive toda una escalinata de “escalones” de madera-],  y lo más fielmente posible ceñidos a las lazadas del trazado original de los mismos [-Jesús, por lo visto poco amigo de atajos oportunistas, es otro ortodoxo fanático de la fidelidad histórica y del respeto a las generaciones que con tan buen juicio los diseñaron-] disfrutamos del camino y de su entorno inmediato, bichos y plantas incluidos, en pos de los restos de alguna masía perdida donde nos damos un festín de etnología aprofesional (-y de algunas otras viandas y tóxicos varios también-).

……….Bueno,… pues después de esta ya larga introducción, confesaré que todo este post es consecuencia directa del siguiente ‘comentario’ (-léase aquí, please-) de Jesús Ángel en febrero pasado y que, varios meses después y tras diversos y penosos avatares “telemáticos”, finalmente se substanció  con considerable retraso y mediante la más prosaica pero efectiva entrega a domicilio de un CD que se tomó la molestia en dejar a mi nombre en el Restaurante Solsona y portador de la prometida ‘colaboración’ que agradecidos aceptamos en este blog, y que se compone de un total de 41 archivos que, tras ardua y concienzuda reelaboración, a continuación se presentan aquí convenientemente agrupados en tres bloques temáticos, comenzando por una carta dirigida a Ludiente Activo! :

.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Saludos compañeros.

Soy Jesús A Minguillón y os escribo estas líneas, para comunicaros que el camino de La Venta a El Hostal, ya esta abierto, adjunto unas fotografías de la Calleja (tramo del Hostal hasta cruzar el barranco).

Me gustaría comentaros, que es una lastima, que se pueda perder este patrimonio (bancales, callejas, empedrado de los caminos) y os pongo un ejemplo. La Vereda del Paso de Los Mores a Benachera (tramo del Barranco de Sta. Ana a Benachera), esta muy, muy mal, y debía de ser espectacular, la otra cara de la moneda es el camino que va desde La Artijuela hasta La Vereda, es de lo mas impresionante que he visto en estos contornos. Y creo que es labor de todos (senderistas, corporación municipal, guarda forestal y masoveros) cuidarlos, como anécdota os puedo contar que este mes de Agosto pasado nos hallábamos por el camino de Torrechiva, un motorista me pregunto si podría llegar al Pozuelo, imaginar lo que podrían hacer esas ruedas en el camino.

Y como ejemplo de la vida que había en esta zona, os envió estos documentos de Los Mores, El Hostal y La Corraliza.

Saludos

Jesús A Minguillón.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

……….Quizás convenga aclarar, a los menos expertos en “senderismo ludientino”, que cuando Jesús nos habla de la Vereda del Paso de Los Mores Benachera, se está refiriendo al camino que nos cruza el barranco Santana llevándonos desde una a otra masía, pasando por las del Mas de Benito, Mas d’Espelleta y Mas de Pradas y que efectivamente se halla en un estado lamentable, aunque su tránsito es, a día de hoy, factible. Pues bien,… hay otro camino que desde el mismo cauce del barranco y en concreto desde L’Artijuela asciende hasta la citada vereda, más o menos, a la altura de Los Benitos, camino que aparece catalogado en la cartografía oficial del Catastro y que ha conseguido abrir, sin duda no sin gran esfuerzo, para regocijo de senderistas avezados. (-¡con suerte este próximo verano intentaré asomarme y recorrerlo!-). ¡Bravo por la ruta! Aprovecho, por último, para informar a la audiencia [-y especialmente a Jesús, a ver si recoge el guante y el desafío-] de la existencia, al menos en la edición de 1980 del Mapa Topográfico Nacional a escala 1:50.000, de otra interesantísima vía más o menos paralela que, desde Casa Tadeo, ascendía directamente hasta la misma Masía de Benito y que está pidiendo a gritos al menos su prospección.

……….Y vistas ya las fotos y la carta, … vamos con el resto de documentos. El primero de ellos se trata de un cuadernillo Rubio, en concreto, un cuadernillo escolar de Trinidad Miguel fechado en Los Mores en el año 1966. Sus páginas abarcan de marzo a mayo del referido año y, teniendo en cuenta que los otros tres cuadernillos que encontró J.A. Minguillón en esa masía lo son de los años 67-68 y están ya fechados en El Tormo, cabe inferir que el último curso que se impartió en la escuela de Los Mores fue el 65-66: El dato [-a retener, para cuando le toque el turno a Los Mores en la serie Masías de Ludiente-], por sí sólo, es revelador del acelerado éxodo que en aquellos años tenía lugar entre la población dispersa de la comarca, amén de la propia en las cabezas de municipio, si bien el despoblamiento total fue algunos años posterior, puesto que los niños seguirían su educación al menos transitoriamente en la localidad más cercana que contara todavía con el servicio docente, en este caso en El Tormo. Aunque es de suponer que el número mínimo de alumnos preciso para el mantenimiento de una escuela sería superior al actual, sin duda, el cierre de la escuela sería la puntilla que marcaría el declive y ocaso definitivo de esta vecindad.

.

clic en esta carátula para su descarga íntegra en pdf.

.

……….A los que tenemos cierta edad su lectura nos transportará a esa infancia perdida de la típica escuela “nacional” de aquellos años sesenta del siglo pasado, la “consigna” diaria, el dictado y la redacción, las mates o “problemas”, la religión y las ciencias naturales, todo ello recogido cual compendio del saber humano en las típicas libretas tamaño cuartilla o cuadernillos Rubio, el estándar del material escolar de entonces.

……….[-Por cierto dependiendo de la máquina que utilicéis y del sistema operativo instalado, si el pdf. en cuestión se os abre en modo pantalla completa y/o la presbicia/hipermetropía os dificulta la lectura presionad la tecla ‘Esc’ o ‘escape’ y dadle al zoom-]

……….En otro orden de cosas la lectura del cuadernillo, así como los documentos que para finalizar más abajo se disponen me lleva a una reflexión que deseo compartir con vosotros: Todos, en especial los forasteros entre los que me encuentro, alguna vez en algún momento de nuestra existencia hemos incurrido en esa visión romántica de la vida de antaño de estas comunidades, Ludiente incluido, y retrotrayéndonos en el tiempo apenas una generación imaginábamos un ingenuo mundo idealizado, básicamente rural y poco menos que habitado por auténticos Robison Crussoe, de beatíficos hábitos, autosuficientes al cien por cien y ajenos por completo al devenir de los acontecimientos del planeta. Aquí mismo, en este blog, se han deslizado comentarios sobre el supuesto “aislamiento” de los lugareños y su “cerrada” visión del mundo que, por pura pereza, no rebatí en su día. Pues bien,… puedo aseguraros que la educación recibida por los criados en Los Mores en nada desmerece a mi educación capitalina [-y ni se os ocurra contradecirme,  que conservo a buen resguardo todas y cada una de las libretas que utilicé en Primaria, recordad ]. Nada más alejado de la realidad presuponer que los “nativos” de estas tierras, cual indígenas de una isla misteriosa, moradores de un paraíso perdido, no estaban inmersos en la realidad económico-social y política de su tiempo. Sin ir más lejos, en  La Morilla, hace unos cuantos años, encontré entre sus despojos las páginas de un diario correspondientes al inicio de las hostilidades de la 2ª Guerra Mundial, era el periódico del día siguiente a la invasión alemana de Polonia en el año 39 si no recuerdo mal. Y pensar que la carencia de carreteras asfaltadas impedía al personal desplazarse por el territorio, y conocer mundo y gentes, tampoco se corresponde con la realidad. Una vez al mes por lo menos se iba a Lucena a herrar, o a hacer determinadas compras (no se bastaban por sí solos de todo lo necesario para vivir) y si había que ir a Alcora a vender leña para los hornos de las azulejeras se iba, o a ganarse unos jornales con la naranja en La Plana o a segar trigo en Aragón. Una pequeña muestra documental de esta “inmersión” en la cruda realidad se os ofrece a un clic a continuación en formato pdf:

……………-Un comunicado de Falange Española de 1959, interesando al personal, en concreto a un vecino de L’Hostal,  a su asistencia a un cursillo en Ludiente (-¡con cuño local y todo!-).

……………-Una nota de la maestra a los padres “obedeciendo” órdenes de la Inspección de Enseñanza Primaria. (-¡también con su cuño propio!-)

……………-Unas igualas o igualatorios que se abonaban a los médicos y/o practicantes que atendían a la población rural ( -el famoso copago sanitario tan de moda ahora que vamos para atrás,… ¡50 años!– )

.

.

……….Y antes de que, vía desenfreno verborreico, el panegírico (‘πανηγυρικός’) inicial desemboque en furibunda diatriba (‘διατριβή’) daremos por concluida la ‘colaboración’ y el post.

……….Por nuestra parte, Jesús, seguiremos (Albert & Cia.) peleándonos con el camino de Lucena (-¡ya está a punto de caramelo!-)

.

……….Julio, 19 de junio de 2012.

.

Read Full Post »

1. Mapa 1:25.000

……….Lo prometido es deuda… Hace seis semanas y con motivo del, para mí, “redescubrimiento” de un viejo conocido, el Camino de Torrechiva, escribí un comentario en el que intentaba describir mi satisfecha sorpresa por su “hallazgo”, y aprovechaba la circunstancia para felicitar a los autores de la rehabilitación, al tiempo que me proponía su “cartografiado” para disfrute del público en general y del ludientino en particular. Pues bien,… trabajo hecho.

……….Inicio así, lo que pretende ser una miniserie de artículos para este blog, que catalogue y describa gráficamente (léase mapas) cada uno de los caminos de herradura que históricamente, de ahí su nombre, comunicaban Ludiente con las poblaciones limítrofes, es decir, los caminos a El Castillo, Lucena, Zucaina, Cirat, Toga,…

……….Afortunadamente dichos caminos, y a diferencia de otros más locales (e igualmente “históricos”), por ser de utilidad pública, aparecen en la cartografía catastral como tales, junto al resto de parcelaciones privadas (y/o públicas, -las menos, si es que hay algo de monte público en nuestro término municipal, que creo que no-). Este hecho, la existencia (persistencia) en registro público de dichos caminos, facilita enormemente la labor, casi arqueológica en tantas otras ocasiones, del cartógrafo, toda vez que, por ser los de mayor recorrido, en concurrencia con la circunstancia de ser los primeros abandonados a medida que las primeras carreteras empezaron a conectar las capitales municipales, son, en términos generales y como ya he dicho, los más prematuramente abandonados a su suerte (intemperie, incendios, corrimientos, construcción descontrolada de pistas forestales, erosión, y como no, el proceso general de reforestación natural). Me explico,.. no digo que nadie haya andado nunca jamás de Ludiente a El Castillo de Villamalefa, por ejemplo, desde finales de los años 20 del pasado siglo, fecha de construcción de la carretera, hasta nuestros días, pero es lógico pensar que se mantuviera hasta no hace muchos lustros en mejores condiciones el sendero empedrado que subía a Benachera, por mencionar uno “local”, sencillamente por la inexistencia de otra alternativa asfaltada, resultando así su mantenimiento de carácter más o menos “obligado” mientras se mantuvo un mínimo de población residente o transeúnte (desde vecinos que, si no las casas, todavía mantenían algunos cultivos en producción, hasta cazadores) o, en otras palabras, parece lógico pensar, y de hecho así es,  que del Camino de Alcora o del Camino de Segorbe no quede prácticamente ni rastro más que en viejos mapas, mientras que a L’Hoya de l’Agua siempre hasta la fecha se ha podido subir por una senda más o menos reconocible como tal. No obstante todo lo dicho, y para el sendero que nos ocupa en concreto, no he dejado de consultar detenidamente las siguientes ediciones, a escala 1:50.000 del Mapa Topográfico Nacional: las de los años 1938, 1952 y 1980 (en ediciones más modernas no aparece ya el camino), reservando en esta ocasión el apoyo de la fotografía aérea (1956, 1978 y 1983 en este trabajo), así  como las modernas ortofotos del 2003, 2005 y 2007, no para rastrear el sendero como tantas otras veces, sino exclusivamente para algún ligero retoque en los segmentos que determinadas pistas forestales, en la vertiente del Mijares, al superponerse su construcción al camino, se han desviado, en escasos metros hay que decir, de la senda original, dado que en los de cerrado bosque de nuestra vertiente de nada aprovecha su consulta puesto que resulta imposible visualizar nada más allá del dosel arbóreo.

2. Ortofotografía 2007.

……….Antes de presentar los preceptivos mapas, sin embargo, no dejaré de señalar que, hechas las averiguaciones pertinentes, la feliz idea de limpiar e hitar el sendero en cuestión, no fue iniciativa de Ludiente, sino de Torrechiva y, en concreto, de su ayuntamiento, cuya ejemplar ejecución por parte de la correspondiente brigada rural debería servir de modelo a seguir para el nuestro.  La información, ante la duda de si el promotor del trabajo habría sido algún grupo de montaña, tipo CAMET (Centro de Actividades de Montaña El Tormo), me la facilitó precisamente un miembro del mismo con el que me puse en contacto (-Gracias, César-) y, aprovecho la ocasión, para recomendaros la lectura de su blog (podéis encontrarlo en el apartado ‘Enlaces’) y darles de nuevo mi enhorabuena por las actividades que llevan a cabo, entre otras la limpieza y marcaje de varios senderos de la zona de Los Mores y del Barranco de Santana, aguas arriba de El Pozo Negro, trabajo en el que, sin saberlo y cada uno por su cuenta, hemos (Albert y servidor) estado de alguna manera “colaborando” durante años en la “creación” y mantenimiento de una, ya casi se podría calificar de extensa, red de senderos, tanto “reciclados” o “históricos”, (Pradas-Espelleta, por citar un ejemplo), como los creados ex novo (Cabezo-Gabites).

.

3. Ortofotomapa

.

……….Los mapas, todos ellos a escala 1:12.000 e imprimibles en un A3, son tres en total y, como de costumbre, sólo tenéis que hacer clic sobre la respectiva foto para que se os abran en otra ventana en formato *.pdf. El primero de ellos sería el mapa topográfico clásico y está elaborado sobre la base del mapa a escala 1:25.000 del I.G.N. En azul se distinguen dos rutas (en verde otros caminos), la que discurre al norte del Barranco, el barranco Santana, es una porción del Camino Real de Cirat y al sur tenemos el camino objeto de estas letras. El segundo mapa tiene como fondo la ortofotografía del año 2007 y al tercero se le ha superpuesto la topografía (curvas de nivel cada 20 metros de altitud) y, en ambos casos, la ruta histórica aparece en color blanco.

……….Dos horas, a paso de caballería, se tardaba en cubrir los aproximadamente siete kilómetros y medio (7.381’41 metros según el ordenador) que distan entre Ludiente y Torrechiva. Su trazado inicial no tiene mayor misterio: discurre por el mismo cauce del barranco. Avanzamos por la pista, puesto que poco queda del sendero que lo transitaba, hasta que, una vez sobrepasada la bifurcación de la pista cuando se dirige a La Noguereta, a algo menos de 200 metros del citado cruce y unos 150 metros antes de llegar al Pozo Negro, veremos a la izquierda de la pista un hito grande de piedras que señala el inicio de la senda propiamente dicha y de la ascensión a El Pozuelo, la zona adyacente al collado que marca la divisoria de aguas entre los valles del río Mijares y del barranco Santana. Una especie de aljibe circular construido en piedra seca, desmoronado su techo, nos recibe justo a la derecha del collado y quizás daba nombre al paraje. El enrochado no es exagerado, apenas 220 metros de desnivel, y, en cualquier caso, merece el esfuerzo, aunque la excursión sólo sea subir hasta El Pozuelo para asomarse a los paisajes circundantes y regresar al pueblo, por no mencionar que todo este boscoso tramo transcurre por una relajante y solitaria umbría,… musgos y líquenes a porrillo, carrascas, ruscos, zarzaparrilla,… virgen de trasiego humano durante décadas y recién abierto a nuestro paso. (-¡Ojo con la basura!-)

.

.

……….Cuando digo ‘asomarse’ me refiero a esa inmejorable terraza a casi 700 metros de altitud que nos ofrece la posibilidad de poder alcanzar con la vista una buena distancia del barranco Santana, desde el Puente Nuevo al fondo a nuestra derecha y casi todas las masías aguas abajo de El Pozo Negro (la Masía del Zurdo, a un lado y al otro La Noguereta, Los Ingleros, El Cabezo (–La Crebá queda escondida desde aquí-), hasta las masías situadas barranco arriba: La Casica, Los Gabites, Casa Tadeo, L’Artijuela y literalmente todo el estrecho, con mayúsculas, del barranco a nuestros pies. Para alcanzar este estupendo mirador, (-por cierto utilizado por alguien, hace ya muchos años, para hacerse, por lo que parece deducirse de sus restos, un “refugiete” y matar pajaritos-), debéis desviaros unos metros del camino que seguimos. (-interesados en ello miren este mapa-). El que prefiera vistas al valle del Mijares tendrá que proseguir la ruta, puesto que el pinar existente en El Pozuelo nos impide su plena visión.

……….Poco antes de llegar al Pozuelo, al inicio de la última lazada de la senda, habremos pasado por lo que queda de la fuente El Inglés que, si no me equivoco, es esta:

.

.

e inmediatamente después pasaremos por las cercanías del Morrón Negro, que es este:

.

.

……….Una vez en El Pozuelo sólo nos queda el descenso a Torrechiva. La pista con la que nos topamos en cuanto alcanzamos el collado de El Pozuelo no es sino el Camino Real de Aragón a Onda. Si optásemos por seguir a la derecha rodearíamos la Muela de Cirat y alcanzado el siguiente collado, el que cruza el Camino Real de (Ludiente a) Cirat, subiríamos hasta la Venta, muy cerca de la Masía de Los Mores, luego la Fuente El Navarro y de allí siguiendo el cauce del barranco Matamoros enfilaríamos nuestros pasos hacia Teruel. Pero esa es otra historia,… si nuestra opción es Torrechiva, una vez encontramos la pista, hay que tomar a la izquierda e inmediatamente comienza el descenso a ese pueblo vecino.

……….Llegados a este punto, he de confesar que todavía no he hecho nunca este tramo de la ruta. (Sí, en cambio, hace como unos 30 años nada menos, en compañía de mi hermano Toni y de Luis Pedro (Porras) bajé desde el Pozuelo hasta El Tormo, para lo cual, si os interesa, debéis tomar la pista a la derecha y a unos 400-450 metros veréis una senda a la izquierda con señales de pintura verde que, se supone, nos dejaría en la citada población). Pues bien, a pesar de no conocer de primera mano el final de nuestra ruta no creo que tenga ya dificultad alguna el seguirla hasta el pueblo amigo. Hay un primer largo descenso por pista de más de un kilómetro, se abandona por una senda a la derecha que seguiremos durante unos 500 metros hasta bajar al encuentro de otra pista que seguiremos a la izquierda durante unos 350 metros. La duda, que no estoy en condiciones de resolver por lo antes confesado, es si en el tramo final, de entrada ya en Torrechiva, los autores de la última limpieza del camino han sido fieles al trazado histórico (el que marca el Catastro y he reproducido en los mapas) o han aprovechado una pista que discurre en sus inmediaciones de manera “tentadora”. En cualquier caso, teniendo a la vista el pueblo, el remate de la ruta no creo que ofrezca ninguna dificultad, tanto menos teniendo en cuenta lo reciente de la afortunada rehabilitación de este camino.

.

……….Julio, 8 de noviembre de 2011.

.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: